Practice English Speaking&Listening with: Cantos de Maldoror - Canto tercero - Lautréamont

Normal
(0)
Difficulty: 0

cantos tercero

recordemos los nombres de esos seres imaginarios te naturaleza angelical

que mi pluma

durante el segundo canto

ha extraído de un cerebro que brilla con una luz emanadas de ellos mismos

muere en apenas unos cientos

como esas chispas que

por su rápida desaparición

el ojo tiene dificultad en seguir sobre el papel encendido

lehman

lohengrin

flo mano

olsen

apareciste y sun incesante

revestidos de las insignias de la juventud

en mi horizonte quizá

pero los deje caer otra vez en el caos como campanar se opuso

ya no saldrá y sin más

me conformo con guardar vuestro recuerdo

tenéis que ceder el lugar a otras naturalezas

quizá menos que ellas

que dará a luz el desbordamiento tempestuoso de un amor que ha resuelto

no calmará sucede tal lado de la raza humana

amor insaciable que se demoraría asimismo de no buscar su alimento en

ficciones celestiales

creando

con el andar del tiempo

una pirámide de serafines más numerosos que los animales puros que

bullen en una gota de agua

para entrelazar los formando una elipse que hará arremolinara su alrededor

durante ese lapso

el viajero

detenido ante el espectáculo de una catarata

ver a lo lejos a levantar el rostro

a un ser humano arrastrado hacia las cavernas del infierno por un ayer nalda

de camelias vivas

silencio

la imagen flotante del quinto ideal se dibuja lentamente

como las sinuosidades indecisos de una hora por health

sobre el plan opa por oso de mi inteligencia

para ir tomando una consistencia cada vez más definida

mario y yo íbamos por la ribera

nuestros caballos

con los cuellos estirados

en día las membranas del espacio

y arrancaban chispas a los kijanos de la playa

el cierzo

que nos azotaba el rostro

se metía abajo nuestros mantos

y así a regular hacia atrás los cabellos de nuestras cabezas gemelas

la gaviota

con sus graznidos y aletazos se esforzaba en mano por advertirnos de la

presunta cercanía de la tempestad

y exclama

a donde se dirigirán a tan insensato galofré

guardábamos silencio

sumidos en la fantasía

nos dejábamos transportar en alas de esa carrera furibunda

el pescador

al vernos pasar con la rapidez del albatros

y creyendo ser testigo de la fuga de los dos hermanos misteriosos

como se lo llamaba por encontrarse los siempre juntos

se apresuraba a persignarse y se escondía

con su perro paralizado

tras alguna roca inaccesible

los habitantes de la costa habían oído relajar cosas extrañas de esos dos

personajes

que aparecían sobre la tierra

en medio de las nubes

en las épocas de grandes calamidades

cuando una guerra pavorosa amenazaba a clavar suar ponen el

pecho de dos países enemigos

o cuando el cólera se aprestaba a lanzar el ondas o de la descomposición

y la muerte sobre ciudades enteras

los viejos ladrones de restos de naufragios

fruncían el ceño con aire grade afirmando que los dos pantallas más

con alas negras de enorme envergadura que habían observado durante los

huracanes

por encima de los bancos de arena y de los escollos

eran el genio de la tierra y el genio del mar

quienes paseaban su majestad por los aires

durante las grandes conmociones de la naturaleza

estrechamente unidos en una amistad eterna

que por su singularidad y grandeza engendrado el asombro en la infinita

cadena de las generaciones

se decía que mientras volaban juntos como dos cóndores de los andes

les gustaba a planear trazando círculos concéntricos en las capas de la

atmósfera más cercanas al sol

que se nutrían

en esos parajes

de las más puras esencias de la luz

y que no se decidían sino de mala gana volcar la inclinación de su vuelo

vertical hacia la órbita aterrorizada por la que gira el globo humano en

delirio

habitado por espíritus coro vélez que se matan entre ellos en los campos donde

ruge la batalla

cuando no se asesinan pérfidamente

en secreto

en el centro mismo de las ciudades

con el puñal del odio de la ambición

y que se alimentan de ser están plenos de vida como ellos

aunque colocados algunos calados por debajo en la escala de las existencias

confían

cuando después de tomada la firme decisión

con el objeto de incitar a los hombres al arrepentimiento mediante las estrofas

de sus profecías

de nada

dirigiéndose a grandes brazadas hacia las regiones siderales donde un planeta

se desplaza en medio de espesas exhalaciones de avaricia

de orgullo

de imprecación

y desde acá

que se desprenden como vapores pestilentes de su horrible superficie

y que parece pequeño como una bola

siendo casi invisible a causa de la distancia

no dejaban de presentarse ocasiones en que se arrepentían amargamente de su

benevolencia incomprendida y menospreciada

e iban a ocultarse en el fondo de los volcanes para dialogar con el fuego vivo

que publiquen las cuevas de los subterráneos centrales

o en el fondo del mar

para dejar que sus ojos desilusionados descansen plácidamente

en los monstruos más feroces del abismo

que les parecían modelos de dulzura comparados con los bastardos humanos

al arribo de la noche y su propia y si a oscuras

se lanzaban desde los caracteres con cresta de pórfido y desde las

corrientes submarinas para dejar

muy lejos el orinal rocoso donde se desahoga delanoé estreñido de las

cacatúas humanas

hasta que ya no les fuese posible distinguir la silueta suspendida del

planeta y mundo

entonces

pesarosos por su infructuosa tentativa

en medio de las estrellas que comparecían su color

y ante la mirada testigos

se abrazaban

llorando

el ángel de la tierra allí el ángel del mar

mario y el que galopaba su lado no desconocían los barcos y supersticiosos

rumores que hacían circular

durante las veladas

los pescadores de la costa

cuchicheando alrededor del hogar con las puertas y ventanas cerradas mientras el

viento de la noche que busca calentar hace

así oír sus silbidos alrededor de la cabaña de paja

y sacude vigorosamente esas frágiles paredes o rodeadas en su base por otros

os de conchas acarreados por las ondulaciones moribundas de las aulas

no hablábamos

que se dicen dos corazones que se aman

nada

pero nuestras miradas lo decían todo

le advertí que ciñera más el manto alrededor de su cuerpo

y él me hizo notar que mi caballo se separaba demasiado del suyo

cada uno toma tanto interés por la vida del otro

como por la propia

no nos reíamos

intenta dirigirme una sonrisa

pero percibo en su rostro la carga de las terribles impresión es que en el

grapo en la reflexión

perpetuamente atenta a las esfinges que desconciertan con su mirada oblicua las

grandes ansiedades de la inteligencia de los mortales

comprobando la inutilidad de sus manejos

desvían los ojos muerde sufren o terrestre babeándose de rabia

y contempla el horizonte que huye delante de nosotros

ami pérez

procuro recordarle su juventud dorada que sólo pide penetrar en los palacios

de los placeres como una reina

pero el nota que las palabras brotan con dificultad de mi boca demacrada

y que mis años primaverales am pasado

tristes y helados como un sueño implacable que pasea sobre las mesas de

los banquetes y sobre los lechos de raso donde dormita la pálida sacerdotisa de

amor

pagada con el real um

burón del oro las voluptuosidades amargas del desencanto

las arrugas pestilencia les de la vejez

los favores de la soledad

gilad camaradas del dolor

al comprobar la inutilidad de mis manejos

no me asombró de no poder hacerle feliz

el todopoderoso se me aparece provisto de sus instrumentos de tortura en toda

labor eo la resplandeciente de su horror

apartó los ojos y contempló el horizonte que huye delante de nosotros

nuestros caballos galopaban a lo largo de la costa

como cierre huyeran la mirada humana

mario es más joven que yo

la humedad del tiempo y la espuma salada que nos salpica

llevan a sus labios el contacto del frío

le dijo

cuídate

cuídate aprieta bien tus labios uno contra otro

no ves que las garras afiladas de las erres quebraduras surcan tu piel de

ardorosas llagas

me clavó la mirada en la frente y me replicó con los movimientos de su

lengua

veo esas garras verdes

pero no modificar en la posición natural de mi boca para ahuyentarlas

mira si miento puesto que parece ser la voluntad de la providencia

quiero someterme a ella

su voluntad podría haber sido mejor

y yo exclamé

admiro esa noble venganza

quise mes armen los cabellos

pero me lo prohibió con una mirada severa

y le obedecí respetuosamente

se hacía tarde

y el águila regresaba a su nido cavado enlazan fracturó cidades de la roca

me dijo

voy a prestar tenis manto para protegerte del frío

yo no lo necesito

le repliqué

pobre de ti si haces lo que dices

no quiero que nadie sufra en mi lugar

y menos

no contestó nada

porque tenía yo razón

pero me dediqué a consolarlo con motivo del tono demasiado ímpetu oso de mis

palabras

nuestros caballos galopaban a lo largo de la costa como cierre oyeran la mirada

humana

levanté la cabeza como la proa de un barco que levanta una ola enorme

y le dije

yo ahora sa caso

te lo pregunto

rey de las nieves y de las brumas

aunque no veo lágrimas en tu rostro bello como la flor del cactus

y aunque tus párpados están secos como el lecho del torrente

pero distingo en el fondo de tus ojos un recipiente lleno de sangre donde hierve

tu inocencia

mordido en el cuello por un escorpión de especies gigantes

un fuerte viento se precipita sobre el fuego que calienta la caldera

y es parcelas ya más oscuras hasta por fuera de su órbita sagrada

al acercar mis cabellos a tú frente rosa

percibía un olor a chamusca lado porque se me quemaron

cierra los ojos

pues de no hacerlo

tu cara calcinada como la lava de un volcán

caída ha hecho cenizas en el vuelco de mi mano

y él se volvió hacia mí sin prestar atención a las riendas que empuñaba

y me contempló con ternura mientras abría y cerraba lentamente sus

párpados del litio

igual que el flujo y el reflujo del mar

respondió sin reparo a mí atrevido a preguntar

y de aquí como lo hizo

no te preocupes por mí

así como la bruma de los ríos y arrastra a lo largo de las laderas de la

colina

y una vez alcanzada la cumbre

asciende a la atmósfera formando nubes

paz y tus inquietudes en cuanto a mí

han ido aumentando insensiblemente sin un motivo justificado

informan por encima de tu imaginación

el cuerpo falaz de un espejismo desolado

te aseguro que no hay fuego en mis ojos aunque yo experimenté la impresión de

que mi cara ni yo estuviera colocado dentro de un casco de carbones

encendidos

como pretende es que las carnes de mí no se denuncia y ereván en la caldera

si no llego más que gritos débiles y confusos que para mí son tan sólo los

gemidos el viento que pasa por encima de nuestras cabezas

es imposible que un escorpión haya fijado su residencia y sus afiladas

pinzas en el fondo de mi órbita despedazada

creo más bien

que son poderosas tenazas que trituran los nervios ópticos

sin embargo

coín sido contigo en la opinión de que la sangre que llena el recipiente

fue extraída de mis venas la última noche por un verdugo invisible mientras

yo dormía

he estado esperando mucho tiempo

dijo amato del océano

y mis brazos entumecidos entablaron un inútil combate con aquel que había

penetrado en el vestíbulo de mi casa

siento que mi alma lleva un candado sobre el cerrojo de mi cuerpo

por lo que no puede soltarse para huir lejos de las costas que azota el mar

humano

y para no seguir siendo testigo del espectáculo de la jauría el divida de

los infortunios que persiguen sin descanso

a través de los barrancos y precipicios del inmenso desaliento a las gamuzas

humanas

pero no me quejaré

recibí la vida como una herida

y he prohibido al suicidio que haga desaparecer la cicatriz

quiero que el creador contemple hora tras hora

durante toda su eternidad

ese tajo abierto

es el castigo que le implicó

nuestros conoce les disminuyen la velocidad de sus patas de bronce

sus cuerpos tiemblan como el cazador sorprendido por una manada de pecanins

no conviene que ellos presten atención a lo que decimos

con tanta atención

sus inteligencias se desarrollarían y podrían llegar a comprendernos

pobres de ellos

porque entonces sufrirían mucho más

para convencerte

no tienes más que pensar en los zapatos de la humanidad

el grado de inteligencia que lo separa de los otros seres de la creación

no parece haberle sido otorgado únicamente al presidente efectivo le de

sufrimientos incalculables

imita mies que empleo

y que tú espuela de plata segunda en los ijares de tu coros él

nuestros caballos galopaban a lo largo de la costa

como se reunieran la mirada humana

allí tiene en sala local que pasaba hilando

mientras rememora vagamente algo

los niños la persiguen a pedradas como si fuera un mirlo

enarbola un palo y ya hace ademán de correrlos

luego prosigue su camino

ha perdido un chapado en el trayecto

pero no lo nota

largas patas de araña recorren su nuca

son tan sólo sus cabellos

su rostro ha dejado de parecerse a un rostro humano

y lanza carcajadas como la llena

se le escapan jirones de frases en las que por más que se la silvane

muy poco se encontrarían un significado claro

su vestido

con agujeros en más de un mes sitio

está animado de pillo lenta sacudidas en torno de sus piernas fue sudas y

embarradas

ella marcha hacia delante como la hoja del álamo viéndose arrastrada

su juventud

sus ilusiones y su felicidad pasada

que vuelve a ver a través de las brumas de una inteligencia destruida por el

torbellino de las facultades inconciente

ha perdido su encanto y su belleza primeros

su andar es grosero y su aliento y lleve aguardiente

si los hombres fueran felices en esta tierra

entonces sería la ocasión para asombrarse

la loca no hace ningún reproche

es demasiado antigua para quejarse

y morirá sin haber revelado su secreto a los que se interesan por ella

pero a quienes ha prohibido que le dirijan la palabra

los niños la persiguen a pedradas como si fuera un mirlo

se le acaba de caer el sereno

un rollo de papel

un desconocido lo recoge

se encierra en su casa toda la noche y lee el manuscrito

que contiene lo que sigue

después de muchos años de esterilidad

la providencia me envió una hija

durante tres días estuve a rotilla ven las iglesias

y nos excede agradecer al canal nombre

de aquel que finalmente había tendido mis súplicas

alimente con mi propia leche a la que era más que mi vida y que yo veía

crecer rápidamente

dotada de todas las cualidades del alma y del cuerpo

ella me decía

quisiera tener una hermanita para ti me retire me con ella

ruega al buen dios que me envíe una

como recompensa cgt para él

un alley-hoop nalda de violetas

mentas

iger años

por única respuesta la levante hasta mi pecho y la dc con amor

ella había prendido ya interesarse por los animales

y me pedía que le explicara por qué la golondrina se conforma con rozar con el

ala las cabañas humana sin atreverse a entrar

pero yo

colocando un dedo sobre mis labios

le daba a entender

que había que guardar silencio sobre esa grave cuestión

cuyos fundamentos no quería hacerle comprender todavía

a fin de no herir con una impresión excesiva su imaginación infantil

time apresurado a desviar la conversación de ese asunto

penoso de tratar para todos ser

perteneciente a la raza que ha impuesto una dominación injusta sobre los demás

animales de la creación

cuando ella me hablaba de las tumbas del cementerio

diciéndome que en ese ambiente se respiraban dos agradables perfumes de

los cipreses y de las siemprevivas

me cuidaba de contradecirla

pero le decía que era la ciudad de los pájaros

que allí cantaban desde el alba hasta el crepúsculo vespertino

y que las tumbas eran sus nidos donde reposaban de noche con sus familias

levantando las losas

todos los lindos vestidos que llevaba los había cosido yo

así como los encajes de mil arabescos que le reservaba para los domingos

en invierno

tenía su lugar propio alrededor de la gran chimenea

pues ella se consideraba una persona seria

en el terán o

el prado reconocía la suave presión de sus pasos

cuando se aventuraba

con su redecilla de ser atada al ex gerente un junco

detrás de los colibríes

plenos de independencia

y de las mariposas

con su xix aquí ruiz ante

que haces

pequeña vagabunda

mientras la sopa te espera

hace una hora con la cuchara impaciente

pero ella exclamaba asaltando a mi cuello

que no se volvería a repetir

al día siguiente se escapaba de nuevo a través de las margaritas y las reservas

a través de los rayos del sol y el revoloteo de los insectos el times

conocía sólo la prismática copa de la vida

todavía no la lleve

feliz de ser más grande que la de jaruco

ser por laba de la curruca que no canta también como el ruiseñor

le sacaba la lengua con disimulo al antipático cuerpo que la miraba

paternalmente

y era graciosa como un gatito

yo no habría de gozar mucho tiempo de su presencia

estaba por llegar la hora en que debía

de modo inesperado

despedirse de los encantos de la vida

abandonando para siempre la compañía de las tórtolas de las calles netas de

los verderones

la charla del tulipán mide la anémona

los consejos de las hierbas del pantano

el espíritu mordaz de las ranas

y la frescura de los arroyos

me contaron lo que había sucedido

pues yo no estuve presente en el acontecimiento que determinó la muerte

de mi hija

si lo hubiera estado

habría defendido a que el ángel acosta deslizante

maldoror pasaba con su culto

vea una chiquilla que duerme a la sombra de un plátano

la confunde al principio con una rosa

no podría decirse que fue lo que primero surgió en su espíritu

si la visión de aquella niña o la resolución que tomó al verla

se desnuda rápidamente como un hombre que sabe lo que quiere

desnudo como una piedra ciarroca sobre el cuerpo de la niña y le levanta el

vestido para cometer un atentado al pudor

para claridad del sol

no tendrá reparo alguno vamos

no hay que insistir sobre este acto impuro

con el espíritu disconforme

se vuelve a vestir precipitadamente

lanza una mirada cauta el camino polvoriento por donde nadie transita

y orden al bulto que estrangule con la presión de sus quijadas a la niña

sangrante

indica al perro de la montaña el sitio por donde respira y tirita la víctima

sufriente

y se hace a un lado para no ser testigo de la penetración de los puntiagudos

dientes en las venas rosadas

el cumplimiento de esta orden

pudo parecer cervero al bulto

creyó que le exigían lo que ya se había realizado

y se limitó

ese lobo dios y como nuestro gozo

a violar a su vez la derecha la virginidad de la niña delicada

desde su vientre desgarrado

la sangre correr de nuevo a lo largo de las piernas por el prado

sus lamentos se unen a los tejidos del animal

la joven le presenta la cruz de oro que adorna su cuello para que sea parte

ella no se había atrevido a poner lante los ojos salvajes ya que el que en

primer término había ideado aprovecharse de la debilidad de sus

pocos años

pero el perro no ignora que

si desobedecía su dueño

un cuchillo sacado de debajo de la manga le abriría súbitamente las entrañas

sin decir agua apa

mandó rohr

cuando repugnante resulta pronunciar este nombre

hoy día los lamentos agónicos

asombrado de la resistencia de la víctima

que ya daba por muerta

se acerca al altar de inmolación

y comprueba la conducta de su culto

que entregado a sus bajos instintos levantaba la cabeza por encima de la

niña

como una ostra hago eleva la suya por encima de las olas encolerizadas

le da un puntapié y le revienta un ojo

el bulto

irritado

puyi a campo traviesa

arrastrando tras sí durante un trecho que siempre resulta demasiado largo

por corto que fuere

el cuerpo de la niña suspendida

que sólo se desprende gracias a las sacudidas irregulares de la fuga

pero teme atacar a su amo

que no volverá a verlo

éste saca de su bolsillo un cortaplumas americano compuesto de diez o doce hojas

que sirven para diversos usos

abre las patas angulosas de esa hidra de acero

y armado de semejantes cantero

viendo que el césped no había todavía desaparecido bajo el color de tanta

sangre vertida

se aprestó sin palidecer a hurgar animosamente la vagina de la

desventurada niña

de aquel orificio ampliado

retira sucesivamente los órganos internos

los intestinos los pulmones el hígado y finalmente

el corazón mismo

son arrancados de sus pedículos

y lleva dos a la claridad del día a través de la espantosa abertura

el sacrificador comprueba que la niña

poyo vaciado ha muerto hace rato

y pone fin a la perseverancia creciente de sus estragos dejando reposar el

cadáver a la sombra de un plátano

el cortaplumas abandonado fue recogido unos pasos más allá

un pastor

testigos del crimen

cuyo autor no fue descubierto

hizo el relato sólo mucho tiempo después

cuando estuvo seguro de que el criminal había alcanzado libremente la frontera

y de que ya no tenía que temer la indefectible venganza lanzada contra él

en caso de velación

sentí lástima por el insensato que había cometido esa perversidad

no prevista por el legislador

y que no tenía precedentes

sentí lástima porque es probable que hubiera perdido la razón cuando manejó

el puñal de hoja a4 veces triple removiendo de arriba abajo las paredes

de las vísceras

sentí lástima porque sino era loco

su conducta vergonzosa debía cobijar un odio inmenso contra sus semejantes

para ensañarse de ese modo con las carnes y las arterias de la inofensiva

niña que fue mi hija

asistió al entierro de esos residuos humanos con muda resignación

y todos los días voy a rezar junto a una tumba

al concluir esta lectura

el desconocido no puede conservar sus fuerzas y se desvanece

al recobrar el sentido que mal manuscrito

había olvidado ese recuerdo de su juventud

la rutina embota la memoria

y después de 20 años de ausencia

volvía a que el país fatal

ya no comprará bulto

noche hablará con los pastores

no se acostara a dormir a la sombra de los plátanos

los niños la persiguen a pedradas

como si fuera un mirlo

tremenda lacava de estrechar por última vez la mano a aquel que sea un centavo

lo unta haría mente

siempre con la imagen del hombre que lo persigue

el judío errante piensa que

si el cetro de la tierra perteneciera a la raza de los cocodrilos

no oí día de ese monto

prendan

de pie en el valle

ha puesto una mano ante los ojos

para concentrar los rayos solares y hacer más penetrante su visión

mientras la otra pata el seno del espacio con el brazo horizontal e

inmóvil

inclinado hacia adelante

estatua del artista

mira con ojos que tienen el misterio del mar

subir por la pendiente de la costa las polainas del viajero con ayuda de su

bastón errado

siente como si le faltara la tierra bajo los pies

aunque lo quisiera

no podría contener sus lágrimas

y sus sentimientos

él está lejos

veo desplazarse su silueta por un estrecho sendero

adónde se dirige compaso tardó

ni él mismo lo sabe

sin embargo

estoy convencido de que no sueño

qué cosa se acerca y va al encuentro de maldoror

que tragón enorme

mayor que una encina

se diría que sus alas blancuzcas fijadas por fuertes inserciones

tiene nervaduras de acero

por la facilidad con que cortan mal aire

su cuerpo comienza con un busto de tigre y termina en una larga cola de serpiente

yo no estaba habituado a ver cosas así

que tienen la frente

veo escrito en ella

el lenguaje simbólico

una palabra que no puedo descifrar

con un aletazo pinal

se traslada cerca de aquel cuyo timbre de voz conozco

le dice

esperaba encontrar pedí tú también

ha sonado la hora

aquí estoy

lenny frente mi nombre escrito con caracteres jeroglíficos

pero aquel

apenas ve llegar al enemigo

se metamorfosea en una inmensa aguilar

y se prepara para el combate haciendo rechinar de contento su pico en corro

pato queriendo decir con eso

que él solo se bastó para devorar la parte posterior del dragón

ahí está

trazando círculos concéntricos gradualmente decrecientes

espiando su recíprocos los recursos antes de entrar en combate

y hacen bien

el dragón me parece más fuerte

me gustaría que obtuviera la victoria sobre el hall y la

este será un espectáculo que me deparará grandes emociones

y en el que está empeñada una parte de mi ser

poderoso dragón

te estimula b con mis peritos si es necesario

pues es conveniente para el águila que sea tensita

qué esperan para atacarse

me domina una zozobra mortal

vamos aragón

comienza el ataque tu primer o

acabas de administrarle un golpe seco con tocarla

no está del todo mal

te aseguro que el águila lo sintió

el viento se lleva la belleza de sus plumas

manchadas de sangre

el águila te arranca un ojo con su físico dicho

tú tan sólo le arrancase piel

te hubieras debido cuidar mejor

bravo

toma tu desquite rómpele un ala

no hay nada que decir

tus dientes de tigre son excelentes

si pudieras acercarte al águila mientras dando vueltas en el espacio

se precipita hacia la campiña

compruebo que está allí la provoca tu prevención

hasta cuándo calle

ahora está en tierra

ya no podrá levantarse

el aspecto de todas sus heridas abiertas membrilla k

vuela ras del suelo a su alrededor

con los golpes de tu cola escamosa de serpiente

acaba con ella

si puedes

animo hermoso dragón

un del ethos garras vigorosas

de modo que la sangre se mezcle con la sangre para formar arroyos que no

contengan agua

fácil es decirlo

pero no es fácil hacerlo

el águila acaba de preparar un nuevo plan estratégico de defensa

su querido por las alternativas hacia atrás de esa contienda memorable

demuestra que prudente

se acaba de sentar sólidamente en una posición inexpugnable sobre la la

restante insultos muslos

así como sobre la cola que antes le servía de timón

de ese modo desafío esfuerzos más extraordinarios que los que hasta ahora

ha resistido

tan protegida con la rapidez del tigre sin demostrar ningún cansancio tan

pronto se acuesta sobre el lomo con sus dos poderosas patas en el aire y con

sangre fría

observa a su adversario irónicamente

tendré que llegar a saber

de una vez por todas

quién será el vencedor

el combate no puede eternizarse

pienso en las consecuencias que tendrá

el águila es terrible

y ejecuta enormes saltos que sacuden la tierra como si fuera emprender vuelo

sin embargo

bien sabe que eso es imposible

el dragón no se fía

sospecha que el águila lo atacara por el lado en que le falta el ojo

desventurado de mí

es justamente lo que sucede

porque el dragón se ha dejado agarrar

por el pecho

aunque emplee toda su astucia y su fuerza

advierto que la llena

adherido a él con la totalidad de sus miembros

como una sanguijuela

hunden más y más su pico

a pesar de las nuevas heridas que recibe

hasta la raíz del cuello en el vientre del dragón

sólo queda fuera el cuerpo

parece estar cómoda y no tiene prisa por salir

sin duda busca algo

mientras el dragón con cabeza de tigre lanza bramidos que despiertan a los

postres

ahí está el águila que sale de esa caverna

allí la

qué horrible tebeo

massa roja que una charca de sangre

aunque tienes en tu picón corazón palpitante estás tan cubierta de

heridas que apenas puede sostener te sobre tus patas emplumadas

esteban voleas

sin abrir el pico al lado del dragón que mueren 3 sufrimientos espantosos

la victoria fue difícil

no importa

estudiar

ahí que resignarse a la verdad

procede

de acuerdo con las normas de la razón

a despojarse de la forma de alzira

al tiempo que te alejas del cadáver del dragón

pues bien

maldoror

resulta hasta vencedor

pues bien maldoror

venciste a la esperanza

en adelante

la desesperación se alimentará de pumas pura sustancia

en adelante entradas

pompa sometido por el camino del mal

a pesar de que estoy

por así decir

en votado para el sufrimiento

tu último golpe contra el dragón no ha dejado de hacer sentir sus efectos en

mí

juzga tú mismo si sufro

pero me das miedo

mirat allá lejos

ese hombre que huye

sobre él

tierra sin par

la maldición hace protagonizó espeso follaje

es maldito y maldice

a dónde llevas tú sandalias

a dónde vas

titubeando como un sonámbulo

por sobre los techos

que tu destino perverso se cumpla

adiós maldoror

patíos hasta la eternidad

en que ya no nos volveremos a encontrar juntos

era un día de primavera

los pájaros derramaban sus melodías de trinos y los humanos

entregados a sus diversas ocupaciones

se bañaban en la santidad de la fatiga

todo trabajaba en su destino

los árboles los planetas los escualos

excepto el creador

estaba echado en el camino con las ropas destrozadas

su labio inferior pendía como un cable sobre mí pero

sus dientes no estaban lavados y se entremezclaba el polvo con las sondas

las rubias de sus cabellos

amo torrado por un irresistible sopor

molido por los bizarros

su cuerpo hacía esfuerzos inútiles para levantarse

sus fuerzas lo habían abandonado

hill hacía aquí

débil como la lombriz de tierra

impasible como la corteza

chorros de vino llenaban las huellas dejadas por los sobresaltos nerviosos de

sus hombros

el embrutecimiento de hocico de cerdo lo cubría con sus alas

y le arrojaba una mirada amorosa

sus piernas con los músculos sólo coss

barrían el suelo como dos mástiles y ecos

manaba sangre de sus narices pues al caer

su rostro había dado contra un poste

estaba borracho

por rim le menté borracho

borracho como una chinche que azoro vido durante la noche tres toneladas de

sangre

llena para el de cocom palabras incoherentes que me cuidaré de repetir

aquí

si el beodo supremo no se respeta

yo debo respetar a los hombres

sabíais que el creador

se emborrachaba

piedad para ese la vio manchado en las copas de la orgía

el erizo que pasaba le clavó sus púas en la espalda y dijo

eso para ti

el sol está en la mitad de su carrera

trabaja

para ganar

y no comas el pan de los otros

espera un rato y ya verás y llamó a la cacatúa de rostro cantú

el pico verde y la lechuza que pasaban

le clavaron el pico en el vientre y dijeron

eso para ti

que vienes a hacer a esta tierra

ha llegado para ofrecer esta siniestra comedia los animales

pues ni el topón y el caso barioni el flamenco te invitarán

te lo juro

el asno que pasaba le dio una cosa en la sien y dijo

eso para ti

que te hice yo para que me dieras unas orejas también las rejas

hasta el grillo me desprecia

el sapo que pasaba le arrojó un chorro de babas la frente y dijo

eso para ti

si no me hubiera se echó el ojo tambo luminoso

al encontrarte en el estado en que te veo

habría ocultado púdicamente la belleza de sus miembros bajo una lluvia de

ranúnculos

demo y sotiris

y de camelias para que nadie te viera

el león que pasaba inclinó su real semblante y dijo

en cuanto a mí

lo respeto aunque nos parezca que su esplendor sufre un momentáneo eclipse

vosotros que presumir de orgullosos

y no sois más que cobardes

pues lo habéis agredido mientras dormía

os gustaría estar en su lugar

y sufrir de parte de los que pasan las injurias que no le habéis ahorrado

el hombre que pasaba se detuvo ante el creador irreconocible

con los aplausos del al atiya y de la víbora

de fe-ccoo durante tres días sobre su augusto rostro

malhadado el hombre culpable de esa injuria que no supo respetar al enemigo

caído sobre una mezcla de barro sangre y vino

indefenso y casilda ni mató

entonces

el dios soberano

despierto al fin por todos esos mezquinos insultos

se levantó como pudo

tambaleándose fue a sentarse en una piedra

con los brazos caídos como los dos testículos de un tísico

y lanzó una mirada vidriosa

sin fuego

sobre toda la naturaleza que le pertenecía

ou manos

sois los niños terribles

pero suplicó que perdonemos a esa gran existencia que todavía no ha concluido

de dormir el di quiero inmundo

y no habiendo recuperado bastante fuerza para mantenerse de pie

vuelve a caer pesadamente sobre una roca en la que se sienta

como un viajero

poner atención en ese mendigo que pasa

vio que el derbi que extendía un brazo hambriento

y sin saber a quién daba limosna

arroja un trozo de pan en la mano que implora misericordia

el creador le expresa su agradecimiento con una inclinación de cabeza

nunca sabré is lo difícil que resulta empuñar constantemente las riendas del

universo

hay veces que la sangre se sube a la cabeza

cuando uno se dedica a sacar de la nada un último comenta

con una nueva raza de de espíritus

la inteligencia

demasiado removida hasta las heces

se retira como alguien derrotado

y puede caer

una vez en la vida

en los desvaríos de que habéis sido testigos

un farol rojo

bandera del vicio

suspendido del extremo de una varilla

balanceaba su armazón por todos los vientos

sobre una puerta masisa y carcomida

un corredor sucio que olía muslo humano

daba sobre un patio en el que buscaban su comida algunos gallos y gallinas más

flacos que sus propias alas

sobre la pared que servía de cerca al patio y taba lado este

se habían practicado minuciosamente varias aberturas erratas por ventanillas

enrejados

el musgo revestía ese cuerpo de edificio

que había sido sin duda

un convento

si servía en la actualidad

como el resto del edificio

de vivienda todas esas mujeres que exhiben día a día a los que entran

el interior de sus vaginas a cambio de unas monedas

yo estaba sobre un puente cuyos pilares se hundían en el agua cenagosa de un

foso

desde ese plano elevado contemplaba aquella construcción en el campo paco

viada por la vejez y los mínimos detalles de su arquitectura interna

a veces la reja de un ventanillo se abría hacia arriba rechinando como por

el impulso ascendente de una mano que violentaba la naturaleza del hierro

un hombre asomaba la cabeza por la abertura libre a medias avanzaba los

hombros sobre los que caía el tieso escamoso

y terminaba haciendo salir

mediante esa laboriosa extracción

su cuerpo cubierto de telarañas

con las manos apoyadas a modo de corona sobre las inmundicias de toda clase que

agobiaban el suelo con su peso

mientras la pierna permanecía todavía enganchada en la reja retorcida

recobraba su posición natural

e iba enjuagar sus manos en una tina roja cuya agua jabonosa había visto

levantarse y caer a qué naciones enteras

para alejarse después

lo más rápido posible

dehesa calleja de arrabal

y respirar el aire puro en el centro de la ciudad

cuando el cliente se había alejado

una mujer completamente desnuda salí a su vez del mismo modo

y se dirigía a la misma esquina

entonces los gallos y gallinas acudían en tropel

desde diversos puntos del patio atraídos por el olor seminal

la tiraban al suelo a pesar de sus vigorosos esfuerzos

pisoteaban la superficie de su cuerpo como si fuera un estercolero

y láser habana picotazos basta hacer manar sangre

los labios fláccidos de su tumefacta vagina

los gallos y gallinas

con el buche satisfecho

retornaban a escarbar la hierba del partido

la mujer

a la que habían dejado limpia

se levantaba trémula

sembrada de dirás

como alguien que despierta de una pesadilla

dejaba caer el estropajo que había traído para enjugar sus piernas

no teniendo ya necesidad de la quina común

se volvía a su madriguera del mismo modo que había salido

a la espera de otra sesión

ante ese espectáculo también yo quise penetrar en la casa

estaba por descender el puente cuando bien el remate de un pilar

esta inscripción en caracteres se trae cosas

caminante que pasas por este puente

no vayas a esa casa

porque el crimen tiene allí su residencia junto con el fisio

un día sus amigos esperaron en

vano a un joven que había franqueado la puerta fatal

la curiosidad fue más fuerte que el temor

al cabo de unos momentos y es que hasta una ventanilla cuya recta estaba formada

por sólidos parrot es que se entrecruzaban apretadamente

quise mirar al interior a través del sexpe sus familias

al principio no pude ver nada

pero no tarden distinguir los objetos que estaban en la citación oscura

gracias a los rayos del sol cuya luz declinante habría de desaparecer pronto

en el horizonte

la primera y única cosa que llamó mi atención

fue un palo rubio compuesto de cornetillas superpuestas que entraban

unas en otras

ese palo tenía movimiento

andaba por la habitación

daba una sacudida sean fuertes que el piso se bamboleaba

con sus dos cabos

producía enormes mella duras en la pared al moto de un ariete lanzado

contra la puerta de una ciudad sitiada

sus esfuerzos

eran inútiles

los muros estaban construidos con piedra de sillería

y cuando chocaba contra la pared

lo veía encorvarse como una hoja de acero y rebotar como una pelota de goma

por lo tanto ese palo no era de madera

además

que se enrollaba y desarrollaba fácilmente igual que una entidad

aunque tenía la altura de un hombre no se mantenía el ejido

a veces lo intentaba mostrando entonces uno de sus extremos delante de la reja

de la ventanilla

ejecutaba unos altos ímpetu osos y volvía a caer al suelo sin que el

obstáculo sencilla

me puse a examinarlo con creciente atención hasta descubrir que era un

cabello

después de una lucha titánica con la materia que le secundaba como una

cárcel

fue apoyarse en el hecho que había en la habitación

con la raíz descansando sobre una alfombra y la punta sobre la cabecera

tras unos instantes de silencio

durante los cuales percibí algunos hoyos os entrecortados

alzó la voz

y dijo así

mi amo me ha olvidado en este cuarto

no viene a buscarme

se levantó de esta cama en la que estoy apoyado

p y no superpuma de cabellera sin reparar en que yo había caído al suelo

con todo

de haberme el recogido

no habría ello encontrado sorprendente ese acto de elemental justicia

me abandonó emparentado en esta habitación después de haberse

reportado entre los brazos de una mujer

y qué mujer

las sábanas todavía están húmedas de su cálido contacto y conservan en su

desorden las huellas de una noche dedicada al amor

y yo me preguntaba quién podía ser su amo

y mis ojos se adherían a la reja con más fuerza

mientras la naturaleza todas seamos borraban su castidad

él se unió con una mujer de grabada en abrazos masivos e impuros

se rebajó hasta el punto de dejar aproximarse a su augusta paz mejillas de

lozanía mar quitad despreciables por su impudicia consuetudinaria

no daba muestras de avergonzarse

pero yo me avergonzaba por él

no hay duda de que estaba muy contento de dormir con semejante esposa de una

noche

la mujer

asombrada delporte majestuoso de huésped

parecía experimentar voluptuosidades incomprensibles

le besaba el cuello con frenesí

y yo me preguntaba quién podría ser su amo

y mis ojos se adherían a la reja con más fuerza

durante ese lapso

yo sentía que pústulas ponzoñosas que se desarrollaban cada vez en mayor

número a causa de su insólito ardor por los placeres carnales

rodeaban mi raíz construye el mortal

para absorber con sus ventosas la sustancia genera triste mi vida

mientras más heaps traían ellos

sumidos en sus insensatos movimientos

más en ti a ello

de caer mi fuerza

en un momento en que los deseos corporales alcanzaron el paroxismo del

furor

noté que mi raíz se retorcía sobre sí misma como un soldado herido por una

bala

habiéndose apagado en milán torreta de la vida

me desprendí de su cabeza ilustre como una rama muerta

caí al suelo sin ánimo sin fuerza sin vitalidad

con una profunda compasión por aquel a quien pertenecía

pero con un dolor eterno por su deliberado extravío

y yo me preguntaba quién podía ser su amo

y mis ojos se adherían a la reja con más

si tan siquiera su alma si hubiese prodigado sobre el seno e inocente de

una virgen

ella hubiera sido más digna de él

y la degradación hubiera sido menor

posa sus labios sobre zafrense cubierta de lodo

que los hombres han pisoteado con el talón lleno de polvo

aspira con su impúdica nariz las emanaciones de esas dos accidentes

húmedas

vi como el tegumento de éstas últimas se contraía de vergüenza

mientras

por su lado

damaris misma se resistía a esas explicaciones infame

pero ni él ni ella prestaban la menor atención a las advertencias solemnes de

las axilas

a la repulsa al divida y taciturna de la nariz

ella levantaba más los brazos y él

con mayor empuje

un día su rostro en sus cuencos

me veía obligado a ser cómplice de esa profanación

me veía obligado a ser espectador de ese control de hoy inaudito asistirá la

unión absurda t2 eres cuyas distintas naturalezas estaban separadas por un

abismo inconmensurable

y yo me preguntaba quién podría ser su amo

y mis ojos se adherían a la recta con más fuerza

cuando se sació de aspirar a esa mujer

se le ocurrió arrancarle los músculos uno por uno

pero como era mujer

la perdonó

y prefirió hacer es sufrir aún ser de su sexo

llamó en la celda contigua un coste en que había llegado aquella casa para

pasar

un rato de solas con una de aquellas mujeres

y le pidió que viniese a colocarse a un paso de sus ojos

hacía mucho tiempo que yo estaba tendido en el suelo

sin fuerzas para incorporarme sobre mi raíz dolorida

no pude ver lo que hicieron

sólo sé que apenas el joven estuvo al alcance de su mano

jirones de carne fueron cayendo a los pies del hecho

al lado mío

me contaron muy quedamente

que las cartas del iam o los habían arrancado de los hombros del adolescente

al cabo de algunas horas en las que luchó contra una fuerza más poderosa

se levantó del hecho y se retiró dignamente

literalmente desollado de pies a cabeza

arrastrada por las losas de la habitación su piel desprendida mientras

le decía que estaba dotado de un carácter bondadoso

que le gustaba a creer que su semejante serán igualmente buenos que por eso

había accedido al requerimiento del distinguido extranjero que lo había

llamado a su lado

pero que nunca

nunca

se le hubiera ocurrido que iba a ser torturado por humberto uco

y por un verdugo semejante

agregó después de una pausa

por último

se dirigió hacia la ventanilla que se dio pie a dos a mente hasta el nivel del

suelo empresa en cbs cuerpo desprovisto de epidermis

sin abandonar su piel

que todavía podía servirle

aunque sólo fuera como manto

se esforzó por salir de ese paraje peligroso

una vez lejos de la habitación

no pude comprobar si le alcanzaron las fuerzas para llegar a la puerta de

salida

conque respeto se apartaban los gallos y gallinas

a pesar de su hambre de ese largo rastro sangriento que empapaba la tierra

y yo me preguntaba quién podía ser su amo

y mis ojos ya verían a la reja con más fuerza

entonces

aquel que hubiese debido tener más en cuenta su dignidad y su justicia

se incorporó trabajosamente sobre su codo fatigado

solitario

sombrío

hastiado yo rible

se vistió lentamente

las monjas sepultadas desde hacía siglos en las catacumbas del convento

después de haber sido arrancadas de su sueño por los ruidos de aquella noche

espantosa que se entremezclaban en una celda situada encima de las críticas

se tomaron de la mano para formar una ronda funeraria alrededor de él

mientras se reunía los residuos de su antiguo esplendor

y se lavaba las manos con esputos para sacarlas después en sus cabellos

es mejor llevar las con esputos que no lavar las del todo

al final de una noche entera dedicada al vicio y al crimen

entonaron ellas las plegarias de lamentación por los muertos que

corresponde cuando alguien es bajado a la tumba

en efecto

el joven no debía sobrevivir al suplicio ejecutado en él por una mano

divina

y su agonía tuvo fin mientras las monjas entonaban sus pareceres

me acordé de la inscripción en el pilar

comprendí lo que había pasado con el púber soñador que sus amigos todavía

esperaban un día tras otro desde el momento de su desaparición

y yo me preguntaba quién podía ser su amo y mis ojos se adherían a la reja

con más fuerza

los muros se apartaron para dejarlo pasar

las monjas viéndole ascender por los aires con alas que había ocultado hasta

entonces en su ropaje de esmeralda

volvieron a refugiarse en silencio bajo las losas de sus tumbas

el partió hacia su morada celestial

dejándome aquí

lo que es injusto

el resto de los cabellos

sigue en su cabeza

mientras yo estoy tendido en esta habitación siniestrada

sobre el parque cubierto de sangre cual culata y de jirones de carne seca

esta habitación quedó condenada desde que el penetró en ella

nadie entra ya aquí

y con todo

si buen cerrado

no hay esperanza

ya no volveré a ver a las legiones de ángeles marchar en densas falanges

ni a los astros pasearse por los jardines del harmony a

pues bien

sabré soportar mi desgracia con resignación

pero no dejaré de informar a los hombres

lo que aconteció en esta senda

les facilitaré las razones para arrojar la dignidad como una vestidura inútil

puesto que tienen el ejemplo de mi amo

les aconsejará de ketchup en la vereda del crimen

puesto que otro ya lo ha hecho

el cabello enmudeció

y yo me preguntaba a quién podía ser su amo

y mis ojos se adherían a la reja con más fuerza

pronto estalló el trueno

una luminosidad fosfórica penetró en el cuarto

retrocedía a pesar mío por no sé qué instinto premonitorio

aunque estaba alejado de la ventanilla

percibió tramos

pero esta tenue y humilde como temerosa de que la oyeran

no brinque es de esa manera

callate callate

si alguien llegara oírte

te volveré a colocar entre los otros cabellos

pero espera primero a que el sol se oculte en el horizonte

a fin de que la noche encubra tus pasos

no te olvidado

pero tuvieran visto salir y yo me habría comprometido

si supieras cómo he sufrido desde aquel momento

de regreso al cielo

y shark ángeles me rodearon con curiosidad

no quisieron preguntarme el motivo de mi ausencia

ellos que no se habían atrevido nunca levantar la vista hasta mí

echaban miradas atónitas ayer rostro abatido esforzándose por descifrar el

enigma

aunque no tuvieran idea de la profundidad de ese misterio

y se comunicaban muy quedamente la sospecha de algún cambio

desacostumbrado en mí

derramaban lágrimas en silencio

presentían vagamente que no era el mismo que me había vuelto inferior a mi

identidad

hubiesen querido averiguar qué funesta resolución me había hecho franquear

las fronteras del cielo para bajar a la tierra y gozar voluptuosidades efímeras

que ellos mismos expresión profundamente

notaron en mi frente una gota de esperanza

una gota de sangre

la primera había saltado desde los muslos de la cortesana

la segunda había saltado desde las venas del mar

odio sus estigmas

rosetas inmundas

mis arcángeles encontraron prendidos en la red desde el espacio

lorre esto resplandecientes de mi túnica de ópalo que flotaban sobre los

pueblos pasmados

no la han podido reconstruir

y mi cuerpo continúa desnudo frente a la inocencia de équidos

castigo memorable de la virtud abandonar

observa los surcos que se han trazado un lecho de mis mejillas descoloridas

corresponden a la gota de esperma ya la gota de sangre que corren lentamente a

lo largo de mis cejas a rocas

llegada salario superior

logran mediante un inmenso esfuerzo

penetra en el santuario de mi boca

atraídas común imam por las fauces irresistibles

me sofocan esas dos gotas implacables

yo me había creído hasta ahora el todopoderoso

tengo que doblar el cuello ante el remordimiento que grita

eres sólo un miserable

no brinque es de esa manera

callate

callate

si alguien llegara oírte

te volveré a colocar entre los otros cabellos

pero espera primero a que el sol se oculte en el horizonte a fin de que la

noche encubra tus pasos

vi a satán

el gran enemigo

recomponer el desbarajuste ocio del esqueleto por encima de su embotamiento

de la ropa

y de pie

triunfante

sublime

arengar a sus tropas a reagrupadas

y tal como me merezco

llegar a ser de paz de mí

proclamó el asombro que le producía el que su orgulloso rival

al fin sorprendido en flagrante delito por el éxito de un espionaje incesante

hubiese podido rebajar así hasta llegar a besar

después de un largo viaje a través de los arrecifes del éter el vestido de la

corrupción humana además de haber hecho morir entre sufrimiento son

miembro de la humanidad

dijo que ese joven triturado en el engranaje de mis refinado suplicios

probablemente hubiera llegado a ser una inteligencia general de aquellas que

consuelan a los hombres de esta tierra

gracias a sus admirables cantos de poesía y de aliento

de los golpes del infortunio

dijo que las monjas del convento lupanar no pueden recuperar el sueño

merodean por el patio

gesticulando como autómatas

pisotean los ranúnculos y las lilas

se han vuelto locas de indignación

pero no lo bastante como para no recortar el motivo que engendró esa

enfermedad de sus cerebros

p plazo avanzar

envueltos en su blanco sudario

no hablan

están tomados de la mano

sus cabellos caen en desorden sobre sus hombros desnudos

llevan un ramillete de flores negras inclinado en el seno

monjas

volver a vuestras criptas

la noche no se ha instalado por entero

es apenas el crepúsculo vespertino

hugo cabello

lópez tú mismo por todos lados me asalta el sentimiento desatado de mí de

trabas y yo

dijo que el criador que se vanagloria de ser la providencia de todo lo que existe

se ha conducido con excesiva ligereza

para usar el término más leve

al ofrecer es semejante espectáculo a los mud mundo siderales

y afirmó claramente su designio de ir a informar a los planetas orbitan lares de

qué modo mantengo

mediante mi ejemplo personal

la virtud y la ponda ven la vastedad de mier rellenos

dijo que la gran estima que sentía por un enemigo tan noble

se había desvanecido de su espíritu

y que prefería llevar la mano al pecho de una muchacha aunque fuera éste un

acto de execrable maldad

ante este escupirme al rostro cubierto de tres capas de sangre y esperma

mezclados

a fin de no manchar su para posar salida

dijo que se consideraba con justo título

superior a mí

no por el vicio sino por la virtud y el pudor

no por el crimen sino por la justicia

dijo que merecía ser condenado al suplicio a causa de mis unum arables

faltas

que se me quemara fuego lento en un brasero encendido para arrojar me nuevo

al mar

siempre que el mar se dignara a recibirme

puesto que me vanagloriaba de ser justo yo que lo había condenado a las penas

eternas por una insignificante rebelión sin consecuencias graves

debía dictarse verá justicia contra mí mismo y juzgar imparcialmente mi

conciencia cargada de iniquidades

no brinque es de esa manera

callate

callate

si alguien llegara oírte

te volveré a colocar entre los otros cabellos pero espera primero que el sol

se oculte en el horizonte a fin de que la noche encubra tus pasos

hizo una pausa y aunque no lo hubiese

comprendí por ese lapso forzoso de silencio

que una oleada de moción levantó su pecho tal como un gira torio ciclón

levanta una familia de ballenas

pecho divino que un día manchó el amargo contacto de las mamás de una

mujer impúdica

alma regia

entregada en un momento de extravío al cangrejo de la corrupción al pulpo de

la debilidad de carácter

al tiburón de la proyección personal

alabó a de la moralidad

y al caracol monstruoso de la imbecilidad

el cabello y subamos se abrazaron estrechamente como dos amigos que se

vuelven a encontrar después de larga ausencia

el creador o prosiguió tal como un acusado que compareciese ante su propio

tribunal

y qué dirán los hombres de mí

ellos que tanto me veneraban

cuando lleguen a conocer los extravíos de mi conducta

el andar vacilante de mi sandalia por los laberintos pan gozos de la materia

la trayectoria del martes metros a través de las aguas estancadas y de los

húmedos juncos de la charca donde

envuelto por la niebla

se vuelve morado y ruge el crimen de pata sombrilla

comprendo que debo trabajar mucho en mi rehabilitación futura

para poder reconquistar su estima

soy el gran todo y sin embargo hay algo en mí y que me hace sentir inferior a

los hombres a los que he creado con un poco de arenilla

cuéntales alguna mentira obras

y diles que jamás he salido del cielo donde estoy permanentemente encerrado

absorbido por las tareas del trono entre los mármoles las estatuas y los

mosaicos de mi palacio

me presenté ante los hijos celestiales de la humanidad

y les dije

arrojada del mal de vuestras cabañas

y dado entrada en vuestro hogar al manto del bien

aquel que ponga la mano sobre uno de sus semejantes provocándole una herida

mortal en el pecho con el tierrero homicida

que no espere los aspectos de mi misericordia y que se cuide de la

balanza de la justicia

irá a esconder su tristeza en los bosques pero el murmullo de las ocas a

través de los espacios claros cantará sus oídos la balada del remordimiento y

ubicado esos parajes pinchado en la cadera por la zarza el espino y el cargo

azul

su rápidos pasos obstaculizados por la elasticidad de las medianas y las

picaduras de los escorpiones

se encaminaba hacia los pícaros de la playa

pero la alta marea con su rocío y su proximidad peligrosa

le explicaran qué no ignoran su pasado

entonces él se lanzará en sieca carrera hacia lo alto del acantilado en

tanto que los vientos estrepitosos del equinoccio al penetrar en las frutas

naturales de los golfos y en las canteras excavadas bajo la muralla de

rocas o resonantes

mugir han como las inmensas manadas de búfalos en las pampas

los faros de la costa lo perseguirán hasta los límites del septentrión con

sus destellos arcas ticos

y los fuegos fatuos de las marismas simples vapores en combustión con sus

danzas fantásticas

harán temblar los pelos de sus poros

y volveré server del iris de sus ojos

que el pudor tome asiento en vuestras cabañas y este seguro a la sombra de

vuestros campos

de ese modo vuestros hijos se criarán hermosos y reverenciar a ana sus padres

con agradecimiento

de otro modo

enfermizos y encogidos como el pergamino de las bibliotecas

avanzarán a grandes trancos encabezados por la rebeldía

contra el día de su nacimiento y el clítoris de su madre impura

cómo se van a someter los hombres a esas leyes

si el legislador mismo es el primero que se rehúsa a ceñirse a ellas

ni vergüenza es inmensa como la eternidad

hoy día el cabello perdonarle humildemente su secuestro

puesto que su amo había obrado con prudencia y no con ligereza

y el último y pálido rayo de sol iluminada mis ojos

se retiró de los barrancos de la montaña

vuelto hacia el equipo de garcé como un sudario

no por interés de esa manera

callate

callate

si alguien llegara oírte

te volveré a colocar entre los otros cabellos

y ahora que el sol ya se ha ocultado en el horizonte viejos cínico y cabello

doméstico arrastrado unos 2 bien lejos del lupanar mientras la noche

extendiendo su sombra sobre el convento

en cubre vuestros pasos furtivos

que se demoran en la llanura

entonces el piojo

saliendo súbitamente te detrás de un promontorio

me dijo erizando sus garras

te piensas de esto

pero yo no quise contestarle

me alejé de allí

y llegué al puente

borre la inscripción 1ª y la reemplace por ésta

doloroso es guardar como un puñal un secreto

así en el corazón

pero juro no revelar nunca aquello de lo que fui testigo al entrar por primera

vez en ese terrible torreón

arroje por encima del parapeto el cortaplumas que me había servido para

agravar las letras

y haciendo algunas consideraciones sobre el actor que era del creador

haría sufrir a la humanidad por mucho tiempo todavía

la eternidad es larga

sea por el ejercicio de la correcta

sea por el espectáculo innoble de los

tantos que ocasiona un gran vicio

cerré los ojos como un hombre ebrio ante el pensamiento de tener aún será

semejante por enemigo

y proseguir con tristeza mi camino a través del de eta lo de calles

The Description of Cantos de Maldoror - Canto tercero - Lautréamont