Practice English Speaking&Listening with: La Llamada de Cthulhu Capitulo I Parte 1

Normal
(0)
Difficulty: 0

www.thxy.com.ar

"El trabajo de toda mi vida. Y el de la de mi tío abuelo.

"¿Me promete que hará lo que le pido?"

El Horror de Arcilla

"¿Lo quemará? ¿Lo quemará todo?"

Antes de morir, mi tío abuelo me pidió que fuera su albacea testamentario.

Me puse a revisar sus papeles, para poner todos sus asuntos en orden.

1925 - Sueños y la investigación de los mismos

Mi tío abuelo no era del tipo que se interesara por frivolidades

tan poco científicas como los sueños.

Pero entonces descubrí su relato de un fenómeno que comenzó el 1 de Marzo de 1925.

"¿Ha traído el espécimen consigo?"

"Sr. Wilcox, debo informarle de que este objeto no es en absoluto antiguo.

"Es muy reciente."

Es reciente, en efecto, pues lo hice anoche mientras soñaba extrañas ciudades...

"... y los sueños son más antiguos que la taciturna Tiro,"

"la contemplativa Esfinge o la ajardinada Babilonia."

"Sí. ¿Notó usted ese ligero terremoto de la otra noche?"

"Lo sentí con cada fibra de mi ser. Dios... Las cosas que vi, que oi, que sentí..."

"En ese lugar de pesadilla había un sonido constante

"y que no se parecía a nada que hubiera oído jamás.

"Me llamaba ~ Pero no sé cómo pronunciarlo."

"Sr. Wilcox, ¿accedería a llevar un diario de sus sueños para mí?

"Escríbalos cuando se despierte, tome nota de todo lo que recuerde, y tráigamelos."

Durante tres semanas se vieron regularmente,

con el artista compartiendo sus extraños sueños con mi tío abuelo.

Pero el 23 de Marzo, el joven no apareció.

"Vengo a ver al joven, Henry Wilcox. ¿Está aquí?"

Deliraba, medio inconsciente, y gritaba presa de pesadillas infernales.

Los médicos sospechaban que sufría de algún extraño tipo de fiebre.

"¿Qué es este sitio? ¿Qué hace usted aquí?"

"Es el Hospital General de Providence. La semana pasada usted cayó enfermo, y ~"

"¿Cuánto... Qué día es hoy?"

"El 2 de Abril. Pero dígame, ¿ha estado soñando? ¿Qué ha visto?"

"Nada... Nada en absoluto. ¿Por qué?"

No podía recordar los sueños que tuvo durante su enfermedad,

ni los que tuvo antes de la misma.

El Sr. Wilcox dejó de ser de utilidad para mi tío abuelo.

Los recortes de periódico describían acontecimientos extraños

y terribles que ocurrieron por todo el mundo a finales de Marzo de 1925.

Coincidencias extrañas, pero no como para preocuparse.

Y entonces descubrí las notas de mi tío abuelo

referentes a un suceso que tuvo lugar diecisiete años antes.

El Relato del Inspector Legrasse

Mi tío abuelo describía en ellas

un encuentro fortuito que tuvo en un congreso de arqueología en 1908.

"George Gammell Angell, profesor de lenguas semíticas, Universidad de Srown.

"Parece usted un poco fuera de lugar."

"John Raymond Legrasse, inspector de policía, Nueva Orleans."

"¿No estará buscando aquí a algún criminal, Inspector?"

"Oh, no. Tan sólo esperaba que alguien aquí pudiera explicarme qué es esto ~"

"¿Pero qué es?" "¿De dónde viene?" "Nunca he visto nada igual..."

"Yo sí."

"A principios de la década de 1870, en Groenlandía.

"Una banda degenerada de esquimales

"~ adoradores del diablo ~ me enseñó algo parecido."

El yamán de la tribu pronunció las más extrañas palabras:

"Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn."

"Pero, caballeros, ese idioma no era esquimal.

"Jamás pude determinar su significado."

"Significa: En su morada de R'lyeh, Cthulhu muerto aguarda soñando."

"En Noviembre del año pasado,

mis hombres y yo recibimos una llamada para acudir a unos pantanos remotos..."

Los pueblerinos habían denunciado la desaparición de varias mujeres y niños.

Había tambores sonando en lo más profundo de los pantanos.

Un lugareño accedió a guiar a mis hombres hasta ese lugar.

"De normal con la poli no tratamos. Pero hay algo malo ahí. Muy malo."

"Habíamos salido de caza, y desde que salimos que oímos gritos y cantos raros,

y vimos fuegos en las pozas. Esto no es vudú, esto es mismamente el diablo."

Los tambores nos guiaron hasta el lugar...

Así como unos gritos terribles, medio humanos,

medio bestiales, de frenesí agónico.

Entonces las voces callaron durante un momento, y entonaron al unísono ~

"Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn."

Arrestamos a cuarenta y siete de ellos. Matamos a cinco, y unos pocos escaparon.

Aunque varios de mis hombres resultaron heridos,

conseguimos arrestar a esa chusma.

"¿Cómo te llamas?"

"Nos dijo que adoraban a los Grandes Antiguos,

seres que vinieron de las estrellas eones antes de que la humanidad apareciera."

"Ahora duermen, pero despertarán y tomarán lo que es suyo.

Los Antiguos fueron, Los Antiguos son y Los Antiguos serán."

"El Gran Cthulhu espera dormido en la ciudad hundida de R'lyeh.

Las estrellas volverán a su lugar y él regresará."

"No muere lo que puede yacer eternamente, y en épocas extrañas puede morir la muerte."

"No matamos a nadie. Hicimos lo que se nos pedía.

Llevamos a cabo el ritual, y ellos vinieron de las tinieblas

para tomar lo que se les ofrecía."

"La investigación sobre este culto de adoración a Cthulhu

se ha convertido en una misión para mí.

Tenía la esperanza de que alguno de ustedes supiera algo al respecto."

"Parece un secreto muy bien guardado, desde luego.

Si llegaran a descubrir algo, espero que me llamen ~ Caballeros"

Leyendo esto, comprendí por qué el encuentro con Wilcox

había producido tal impresión en mi tío abuelo.

¿Se trataba de una extraña coincidencia, o había algo más detrás de ello?

Continué su investigación sobre este culto con una curiosidad incansable.

Por las noches soñaba con una ciudad ciclópea y oía esa llamada inhumana.

La Locura que vino del Mar

Tras meses de frustración, dejé la investigación de lado.

Parecía que quienes habían llegado a saber algo de ese culto estaban muertos o locos.

Fue un alivio volver a prestar atención a mis propios estudios.

Un artículo de periódico encontrado por casualidad

acabó proporcionando la horrenda pieza final del rompecabezas.

El 1 de Marzo, la goleta "Emma" zarpó de Nueva Zelanda.

Sufrió graves daños y perdió el rumbo en una fuerte tormenta tropical.

La tripulación descubrió al "Alert",

un barco pesquero abandonado a la deriva en mitad del Pacífico Sur.

Dado que la "Emma" tenía una vía de agua, se pasaron al pesquero.

"La última entrada es de tres días atrás, y dice que hicieron tierra aquí."

"Hemos encontrado algo, Capitán."

"Ponga rumbo hacia allá, Johansen. Veamos por qué abandonaron el barco."

El artículo era frustrantemente vago:

Seis miembros de la tripulación murieron en la isla.

Sólo estaba con vida el segundo piloto, que tenía consigo el ídolo,

cuando encontraron el "Alert" al deriva días después.

Todo encajaba: las fechas, los sueños, el culto, el ídolo, la ciudad hundida.

Estaba pasando algo enorme

~ de envergadura cósmica ~ y no me detendría hasta descubrirlo.

"Oh, Johansen, pobre tío. El pelo se le volvió blanco de la noche a la manaña.

Poco después volvió a Noruega; a Oslo, creo."

"Algo le debió afectar mucho. Mejor no hablar."

Las autoridades de Sydney tampoco fueron de gran ayuda.

No hubo acusaciones ni denuncias,

el "Alert" lo habían vendido, y el "Emma" se había hundido.

El ídolo había acabado en el Museo de Hyde Park.

"Objeto repugnante...

El Dr. Morrison nunca pudo identificar de qué estaba hecho;

dijo que no existía roca parecida en la Tierra."

No podía dejarlo.

Viajé a Oslo con la esperanza de hablar con Johansen,

el único superviviente de aquella singladura.

Johansen había muerto.

Mi viaje había sido en vano, y mi investigación se acababa allí.

Escribo esto en inglés para que mi esposa no pueda leerlo.

Yo sabía que no debía leerlo.

No debía saber lo que había pasado allí...

Pero también sabía que no podía resistirme...

Ese diario lo contaba todo. Hasta el último abominable detalle...

Johansen no podía recordar mucho más.

Días después el barco fue hallado a la deriva,

con Briden muerto y Johansen inconsciente.

"Todos han muerto ~ Legrasee, Johansen, mi tío abuelo ~

Pronto me uniré a ellos."

"Pero el culto sobrevive.

Cthulhu también, supongo. Esperando en la oscuridad."

"Lo que surge puede hundirse, y lo que se hundió puede resurgir.

Oímos su llamada y esperamos nuestra perdición inevitable."

"Quémelo todo, doctor."

Quémelo todo!"

No hay en el mundo fortuna mayor, creo,

que la incapacidad de la mente humana

para relacionar entre sí todo lo que hay en él...

Algún día la unión de todos esos conocimientos dispersos

abrirá unas vistas tan aterradoras de la realidad,

y de nuestra mísera posición en ella, que o enloqueceremos debido a esa revelación,

o huiremos de la luz fatal en busca de la paz y seguridad de una nueva edad oscura.

The Description of La Llamada de Cthulhu Capitulo I Parte 1