Follow US:

Practice English Speaking&Listening with: Cul-de-sac (1966)

Normal
(0)
Difficulty: 0

CALLEJÓN SIN SALIDA

¿Qué coño haces?

Estoy harto.

¡Imagínate yo!

- Se me está clavando. - ¿Dónde?

En la espalda.

- Aquí estamos... - ¿Dónde?

En la mierda, gracias a tus estúpidas ideas.

- Y tú, tan listo. - Eso es fácil.

Tiene que haber un teléfono al final de estos cables.

No menées el bote.

No entiendo una sola palabra.

Resiste, Albie. Volveré.

¡Estás loca! ¡Completamente loca!

¿Hay alguien en casa?

¿No hay nadie?

- Todo estaba allí, preservado. - ¿De veras?

Sí, y sus zapatillas y su pipa...

¡Lo siento!

Creía que habían visto la habitación.

No.

Creí que se la había enseñado Teresa.

Yo quisiera volver a casa antes de que anochezca.

Creía que aquí no anochecía nunca.

Así que solía trabajar detrás de los vidrios de colores, ¿no?

Exacto. Y con una vista fantástica.

¿Qué pasa ahora?

¡Cariño, baja! Que nos vamos.

- Tiene una vista fantástica. - Tenga sus prismáticos.

Casi se me olvida. Gracias.

¿Qué van a hacer el domingo?

Tú tienes visitas...

Iban a venir unos amigos, pero...

Probablemente vengamos en coche. No queremos venir en lancha.

Tenemos que coincidir con la marea.

Con el coche no es fácil llegar.

Un beso a Teresa de nuestra parte.

Teresa tendrá una enorme decepción.

Siento no haberla visto antes de irnos.

¡Vamos Christopher! Casi no te hemos visto.

- ¿Dónde has estado? - Pescando camarones.

¿Pescando camarones? ¿Con Teresa?

Adiós, entonces.

Si vienen el domingo, podemos volar la cometa otra vez.

- ¿Funciona tu teléfono? - Sí...

- Adiós. - Gracias, ha sido un placer.

Te llamaremos. ¿Cuál es tu número?

1-1.

¡Oh, 1-1!

Muy bien. Vuelvan el domingo.

Intenten volver.

¿Esto es todo?

- ¿Es todo lo que pescasteis? - No.

- ¿Cinco camarones? - Estaba lleno.

- No estoy tan ciego... - Cómetelos todos.

¿Todos? ¿Cinco camarones?

¡Deliciosos! Muchas gracias.

Me las arreglaré sin ellos.

Me haré un tortilla.

Muy terapéutico para mi úlcera.

¿Has visto la sartén grande?

Está en la mesa.

Fuera.

Gracias... mil.

No, lo siento. Ahí no está.

¡Hijo de puta!

¿Qué cree que hace?

Dejarme solo así...

¡Richard!

¡Tengo un problema aquí!

Me llega a...

¡Tengo un problema!

¿Has visto mi camisa de pijama?

Cariño, ¿has visto la camisa de mi pijama?

Mira debajo de la cama.

¡Ponte eso!

Cari, te has sentado encima.

- Por favor, estate quieto. - No, los ojos, no.

Sólo serán unas líneas. ¡Oh, qué belleza!

- Y ahora el otro. - No. El otro, no.

No sabes pintar.

¿Qué haces por la noche, guapa?

Me voy a casa con mi amante esposo.

Su carruaje está esperando.

¿Qué?

- ¿Has oído algo? - No. No oigo nada.

Alguien caminaba en la terraza.

No. Ahí no hay nadie.

¡Qué susto me diste!

¿Oiga? Póngame con el Hotel St. Cuthder Arms.

- Maplethorpe on Sea - Mabel.

- Está bien: Mabelthorpe. - 'On Sea'.

'On sea'. Es una llamada personal para el Sr. Katelbach.

-¿Sabe el número del hotel?

No, no lo sé, operadora.

¿Quiere conseguírmelo bonita, por favor?

-¿Desde dónde llama?

Un segundo, por favor.

Lindisfarne, 1-1.

- Gracias. ¿cómo era el nombre? - Katelbach.

- ¿Puede deletreármelo? - K-A-T-E-L-B-A-C-H.

- Despacio, por favor. - De acuerdo.

K de Kitty. A de Andy.

T de... de...

-¿T de té?

- Eso es, T de té. E-L-B... - ¿P?

No, B.

- ¿Puede repetir, por favor? - B de 'bestia' y 'boli'.

- ¿B?

- Correcto. A-C-H. - Katelbach.

- Eso es. - Lo llamaré.

Gracias.

¿Hay alguien ahí?

Sí. Yo.

Dickie.

Me tomé la libertad de telefonear porque Albert y yo...

... hemos tenido un pequeño problema.

Con problemas, o sin ellos,...

... tiene usted unos modales muy extraños.

Normalmente uno no entra en casa de alguien sin avisar.

Y menos a estas horas.

Uno no elige la hora. A uno le surgen problemas...

En realidad no sé por qué no llamo a la Policía.

Le he dicho que Albert y yo tenemos un pequeño problema.

¿Entendido, mariquita?

Será mejor que me ayuden si quieren seguir sanos.

No entren en pánico. No se pongan histéricos.

¡Nadie ha entrado en pánico!

¿Qué...? ¿Dentro de una hora?

¡Sí, sí! Quiero seguir haciendo la llamada.

Primero tenemos que traer a alguien.

¿Qué hace?

Será más fácil si empujamos los tres.

¿Empujar?

Supongo que no le importará que me vista.

¡Sí me importa! ¡Vamos! ¡Síganme!

- ¡Me enfriaré! - ¡Vamos!

Pero... ¿qué es lo que pasa aquí?

- ¡No había agua antes aquí! - Es la marea vespertina

¡Deprisa!

¡Ya voy, Albie! ¡Ya voy!

Está loco.

¿A qué esperan?

- La marea es peligrosa... - ¡Mueve el culo!

¡No sé nadar!

¡Vamos!

¡Venga, métanse!

¡Deprisa!

¡En la otra dirección! ¡Empujen!

¡Cuidado!

¿Sí?

Gracias.

Hola, Sr. Katelbach, ¡soy Dickie!

Pero...

Escuche, Sr. Katelbach...

Un momento...

¡No ha sido culpa nuestra!

¡Palabra de honor, jefe! ¡Hicimos lo que pudimos!

¿Con Albie?

No se puede poner.

Tiene indigestión... Le han dado en la barriga.

Está más bien cagado... Mándele un mensaje a Doris...

¡No a Boris! ¡A Doris, su esposa!

Perdimos el coche, pero cogimos otro.

Perdimos el coche, pero cogimos otro.

No puedo conducir. Tengo... un calambre en el brazo.

Me dieron en un brazo.

Un momento, Sr. Katelbach. Es usted injusto...

... muy injusto, Sr. Katelbach.

Deje que me explique. Hicimos todo lo posible...

Estamos en Northumberland.

Un momento.

¿A qué hora podremos pasar por la playa?

A las ocho.

¿Cómo llaman a este montón de rocas?

Rob Roy, Lindisfarne Island, Northumberland.

¿Qué? ¡Hable más alto!

Rob Roy, Lindisfarne Island, Northumberland.

Gracias, señor.

¡Un coche practicamente nuevo!

- ¿Estás bien, Albie? - Estoy harto.

Todo va bien. Hablé con él por teléfono.

- Va a venir a sacarnos de aquí... - ¡Pues, enhorabuena!

¡Me ha arruinado el automobil!

¡Es asombroso que usen una chapa tan fina!

¡Fina, o gruesa, costará, por lo menos 50 guineas repararlo!

¿Por qué dejaron el coche aquí en medio?

¡Santo cielo! Esto es mi propiedad, ¿no?

¡Su propiedad! ¿Cómo puede ser tan egoísta?

¡Esas cosas son las que llevan el país a la ruina!

¿A que tengo razón, señorita?

- ¿Se llama Bee? - ¿Qué?

Felix Bee.

No, no. Lo pedimos prestado..

¿Prestado? ¡Y una mierda!

¡Estas cosas son las que llevan el país a la ruina!

¿Lo ve? Está de acuerdo conmigo.

Disculpe. Mi esposa no ha dicho eso.

- Es lo mismo. - ¡Por supuesto que no!

Mi esposa se refería a algo totalmente distinto.

Veo que Su señoría le busca los tres pies al gato.

¡Cállese y ayúdenme a llevarlo!

¡Lo siento, Albie!

¡Do... Doris!

Ahí mismo.

- ¿Tiene garaje? - ¿Qué?

¿Tiene garaje?

No. Mi coche duerme fuera.

Me gustaría guardar el mío en un garaje.

Lo siento. Me temo que tendrá que hacer como yo.

Así estoy mejor, pero no me muevan más.

- Deberíamos meterlo en la cama. - ¡No me muevan más!

- ¡Déjenme sobre algo duro! - Traigan una almohada.

- Deberíamos llamar a un médico. - Una ambulancia, ¿no?

¿Una ambulancia? ¿Quieres una ambulancia, Albie?

No.

¿Lo ven? No quiere una ambulancia.

¡Tráigame una manta!

¡Usted, no!

- He cogido frío. - ¡Tráigale el visón!

Empiece.

¡Venga! ¡Empiece de una vez!

- ¡Está loco! - Ese palo también.

¡Están locos los dos!

Ya está.

¡Bruto! ¡Es un auténtico bruto!

Él era una belleza.

Cómo se metía en una casa. De veras.

Una vez le vi coger un clavo así de grande,...

... y atravesar con él una mesa de un puñetazo.

¡Fantástico!

Otro gorila como usted.

Usted no es inglesa. ¿verdad? Del continente, ¿no?

Tiene acento. No es británica.

Bueno, usted tampoco es anglosajón, precisamente.

¡Engreído!

¡Me porto bien y usted se comporta como un engreído!

Me porto bien, ¿no?

- Mi esposa es francesa. - Muy bien.

De todas formas, ha destrozado mi gallinero.

¡No me haga reír con su gallinero!

¡Además, estaba podrido!

Si fuese un hombre, no se saldría con la suya.

Eso es lo que usted se cree.

Me pone enferma. Si fueses un hombre...

... no dejarías a este pedazo de cretino delante de mí.

Nadie te está insultando, cariñito.

Su café está listo.

Se hace tarde. Es hora de irse a la cama.

Mañana tenemos que madrugar.

Esperamos invitados.

Y será mejor que me dé un buen café.

Aquí, no en la terraza.

Espero que mañana esté de mejor humor, señorita...

... señora.

No todo el mundo tiene tan buen pasar como yo.

No quiero que nadie se ofenda, pero...

... todo esto es un poco inusual.

¿Esta mansión era de su familia, o la compró usted mismo?

Bueno... cada cual con su gusto.

Está decorada con mucho gusto.

Interesante.

Muy bonito.

Hermosos vestidos.

Prendas íntimas de milady...

¡Qué hermoso... algo! ¿Qué es?

- ¿Ese es el...? - Sí.

¡Richard!

Qué elegancia. Disculpen.

¡Richard!

Tranquilo, Albie. Estoy aquí.

Está furioso con nostros, ¿verdad?

Me llamó retirado mental, o algo así...

- ¿Sí? - Sí.

Está enfadado con nostros, ¿verdad?

- Me echó una buena bronca. - Hizo bien.

Fue muy injusto.

- Estropeamos el trabajo. - Hicimos lo que pudimos.

Ya no nos quiere.

¡Bien! ¡Corta el cable!

- Me trató como si fuese basura. - ¡Te digo que cortes el cable!

No te preocupes. Los he encerrado en su dormitorio.

- Puede salir por la ventana. - ¿Quién?

El marica.

- ¿Bromeas? Está aterrado. - ¡Haz lo que te digo!

Ya lo he hecho.

¿Y por qué no me lo has dicho?

¡Te lo estoy diciendo, maldita sea!

Con que estaba guapísimo, ¿verdad?

¡Es un loco! ¡Un loco peligroso!

Por el amor de Dios, no lo irrites. ¡Y olvídate del gallinero!

Empiezan a interesarte las gallinas, justo en el momento equivocado.

¿No lo comprendes? Son unos criminales.

No se les puede dar el menor pretexto.

Los periódicos están llenos de historias así...

Matan. Disparan y matan.

Son malhechores.

¿Te entra en la cabeza? ¿Entiendes?

- Apaga esa música y contesta. - ¿Qué hora es?

¡Contesta a mi pregunta! ¿Entiendes? ¡Maldita sea!

¡Claro que entiendo! ¡Entiendo que no eres un hombre!

Dejaste a ese cretino insultarme sin decir una palabra.

¡Tú, el gran héroe de guerra!

Nada que ver. Yo combatía con tanques.

- Dijiste caballería... - Caballería blindada.

- ¿Y eso qué es? - Da igual.

No me hubiera atrapado en igualdad de condiciones.

¡Ya veo! Me estás espoleando, ¿verdad?

¡Me estás picando! ¿Quieres ver una pelea?

Quieres sangre. Conozco a las mujeres.

¡Mujeres! ¿Quieres ver una pelea? ¡Te daré el gusto!

¿Quieres que le diga lo que pienso de él?

¡Muy bien! ¡Vas a ver...!

¡Cerrada con llave! ¡Maldita sea!

¿Cómo puedo atravesar esta puerta?

Lo siento.

¿Tiene algo con lo que hacer una venda?

Gasas...

¿Tiene algún desinfectante?

Esto me vendrá de maravilla.

- Sólo tengo alcohol. - ¡Gracias!

- Esto no es un hospital. - Muy bien.

¿Le importa prestármelo hasta mañana por la mañana?

Gracias.

Buenas noches.

¡La he encontrado!

Acuéstate, Albie. No te comportes como un loco.

¡Allí está! ¡Allí!

¿Dónde?

¡Acércate más! ¡Mira! ¡Allí!

No veo nada.

¡Estás ciego! ¡Dame los prismáticos!

La he perdido.

¿Qué has perdido?

La osa menor.

Ya no consigo encontrarla.

Tiene que haber algo de beber en esta casa.

Me apetece un trago.

¡Acuéstate, Albie!

Tienes la barriga agujereada, ¿y quieres beber? ¡Echate!

¡No me detendrán unos cuantos agujeros!

- Te digo que quiero beber. - Por favor, Albie, cállate.

¡Eres un incompetente! Si yo fuese Katelbach...

... ya te habría echado. ¡Quiero un trago!

- Está bien. Échate. - ¡Quiero un trago!

De acuerdo, Albie, te lo traeré. Vuelvo enseguida.

¡No se mueva! ¡Quieta, o disparo!

¡Salga, cara de payaso!

¡Salga con las manos arriba, o la mato!

- ¡Estoy sola! - Contaré hasta tres.

- ¡Le digo que estoy sola! - Uno...

- Salí por la ventana. - Dos...

¡El no sería capaz!

- ¿Dónde está? - Durmiendo.

Te encerré con llave, ¿no, zorra?

¿No es así?

¿Por qué saliste?

Quiere que te dé una lección, ¿eh?

Pues no me llamo George, ni llevo cuernos.

Podría dejarte la carita de una calabaza a puñetazos.

- ¿Eso es lo que quieres? - Como una calabaza...

¡Cállate! No me gustan las tías como tú.

Te sugiero que te portes bien cuando llegue mi gente.

Si quieres seguir con vida...

... será mejor que cooperes.

Escuche...

...salí a ver lo que estaba haciendo.

Podía haber llamado a la policía, ¿no?

Telefonear a la policía...

Escuchen a esta retorcida.

Me tomas por tonto. Ten.

Llama a la policía. Adelante.

Podría nadar

Nadando, o no, te aconsejo que te estés quietecita.

- ¿Me cogería usted? - ¡Cállate!

- Podría nadar. - ¡Cállate!

Lo que me gustaría es que se largara de aquí.

¿Quieres cerrar el pico de una vez por todas?

- ¿Por qué cava? - Es una afición que tengo.

¿Puedo ir a la casa a coger algo?

¿Puedo ir? ¡Por favor!

- ¡Vete al infierno! - Gracias.

¡Está muerto!

¡No me digas!

¿Lo está haciendo para él?

No. Estoy buscando oro, gilipollas.

Pero hay que esperar tres días.

¿Sí?

- Es la ley. - ¿Ah, sí?

- Claro que sí. - No para Albie.

Él se pasaba la ley por donde hay que pasársela.

¿Le gusta el vodka?

¡Dios! ¡Esto es terrible!

Lo hago yo.

¡No me digas! Debe de ser un duro trabajo.

Bien duro este terreno tuyo.

¡Señor! ¡Qué fuerte es esto!

- Es alcohol puro. - Puro alcohol medicinal.

¡No te muevas! ¡No te muevas!

¡Sal de ahí, estúpido!

¡Buenos días! Ven y ayúdanos a cavar.

¿A cavar?

Sí, estúpido. Baja. No te comeré.

- ¿Con un dedo? - Con un dedo.

Ya sabes lo que quiero decir.

- ¡Muy bonito! ¡Enhorabuena! - ¡Ya basta!

Para ti todo el mundo tiene que ser solemne, como los británicos.

- ¡Abajo el clero! - ¡Es escandaloso!

¡Te digo que es escandaloso!

Yo admito la opinión de todo el mundo.

Sé que algunas personas dicen lo que piensan,...

... pero la mayoría son unos farsantes. En todas partes es igual.

Fíjese en la política, por ejemplo.

Hay algunos tipos legales, pero casi todos son unos falsos.

Y los ciudadanos son tontos. Los engañan a todos.

¿No es así?

¡Salud, mi viejo!

No bebo nunca.

No se negará a tomar un trago con Dickie, ¿verdad?

No puedo beber alcohol. Me pone enfermo.

Sobre todo a estas horas de la mañana.

Estando entre amigos, la hora no importa.

¡Bébaselo!

En serio, el acohol es terrible para mi úlcera.

Y esta porquería, más.

¡Las cosas que tiene que oír una!

Me va a cabrear en serio. ¡Bébaselo!

Hasta la última gota.

Las gafas de Albie... ¡Las gafas de Albie!

¡Voy a arrancarle la cabeza!

Hace tiempo que lo está pidiendo. Necesita una lección.

¿Qué lección?

- Cómo respetar a los muertos. - Pero, oiga...

¡No hay pero que valga! Todo porque Albie no fue a Oxford.

Ha sido un canalla rompiéndole las gafas. ¿Cómo ha podido?

Ha sido sin querer. ¡Se lo juro, Dickie!

Escuchen al pequeño idiota. ¡Me contesta!

¿No cesarán las maravillas nunca?

¿Vamos a ser amigos o no? Tengo que saberlo.

¡Qué fuerza tiene!

Usted lo ha dicho, ricitos.

¡A cavar!

¿Está bien así?

Mire.

Sí.

- ¡EspereEspere! - ¡Salga de ahí!

¡Espere! ¡Aguarde! ¡Espere!

Mire que no es fácil... No puedo.

Sigue ululando.

¡Cállate!

¿Cuántos años tiene?

¿Qué?

Es del siglo XI.

¡Puto agujero siniestro!

- Ahí fue donde lo escribió. - ¿Qué?

Detrás de las ventanas de vidrios de color.

Este trago puede matarte.

Allí arriba lo escribió todo, St. Cuthdert.

Esto puede... dejar ciego.

Por cierto, debería arder.

Demasiado viento.

Ya no hay escritores como...

- Walter. - Tiene razón.

Ya no saben contar historias como ésa.

¿Qué historia?

Rob Roy.

- ¿Una película? - Su pluma aún está ahí.

Ya. ¡Imagínate!

Y un fragmento de un manuscrito.

Lo vi en aquella película. Rob Roy. Sí...

Hay una carta que le escribió a un joven protegido suyo...

... camino de Londres.

¡Vaya montón de rocas! ¡Siglo once!

Una época romántica.

¡Traer a las chicas!

Podría usted hacer auténticas orgías salvajes...

... en ese castillo suyo.

Eso no es para llorar.

- No es por eso. - ¿Por qué, entonces?

No puedo decírselo.

- ¿Me va a ocultar cosas ahora? - Yo voy a darme un baño, niños.

¡Eh, cariño! ¡Cariño, vuelve!

¡Vuelve, cariño, lo intentaremos!

- ¡Déjame en paz! - ¡Vuelve, cariño! ¡Lo intentaremos!

¡Mujeres!

No se lo imagina.

- No tiene ni idea. - ¿Qué cree? ¿Que soy tonto?

Sólo es una niña, una niña traviesa.

¡De niña, nada!

La adoro. Estoy completamente loco por ella.

¡Qué gilipollas!

¿Se ha enamorado alguna vez? ¡Contésteme!

- ¡Cállese! - ¿Alguna vez ha estado...

¿Lo oye? ¡Es increíble!

¡Un helicóptero!

¡El buenazo de Katelbach!

¿Quién iba a pensar que se le ocurriría algo así?

¡Venid, chicos! ¡Estoy aquí! ¡Aquí estoy, chicos!

- ¡Katelbach! - Dickie...

- ¡Katelbach! ¡Venid, pequeños! - Dickie, no es...

¡Nos buscan! ¡Vamos! ¡Hagamos una hoguera!

- ¡Estoy aquí, chicos! ¡Aquí! - Dickie no es un helicóptero.

Es un avión de línea regular.

- ¿Es la verdad?¿No es una broma? - ¡No! Dickie mira. Se va.

Pasa a menudo por aquí. Es un avión de línea regular.

Es un avión de línea regular. Lo juro.

Tiene que ser siempre legal. Siempre. Con Dickie, siempre.

Soy legal con usted, Dickie. ¡Dickie!

Dickie, soy legal con usted.

¿No es así, Dickie?

- Quiero decirle una cosa. - ¿Qué?

- Rob Roy. - ¿Rob Roy?

¡No lo...!

¡...no lo soporto!

Un momento. Acaba de decirme que era estupendo.

¡No! ¡El castillo!

Es imposible calentarlo en invierno.

No es práctico.

Hay corrientes de aire.

Hay algo... algo... peculiar.

- ¿Peculiar? - Sí. Hay algo...

¿Ruidos raros?

¡No! ¡No! ¡No!

No son ruidos.

Algo... inexpesarle... inexpresable.

Desagradable.

Y se gastó todo ese dinero en él.

Todo.

Todo. Me gasté todo lo que tenía.

No me quejo, pero...

- ¡Pobre gil! - Me lo gasté todo.

Debe de estar durmiendo.

No. Está nadando.

- Puede pasarse horas nadando. - Me refiero a la lechuza.

¡No me arrepiento de nada!

No vale la pena lamentarse por lo pasado.

- Lo hecho, hecho está - ¡Sí! ¡Está hecho! ¡Hecho!

Pero sólo para darle...

Tomemos el gallinero, por ejemplo.

- ¡Al diablo el gallinero! - Tiene razón.

¿Cuánto hace que está casado?

- El 27 de octubre, diez meses. - Sólo está empezando.

No se lo imagina.

Estaba en...

Dickie, estaba en...

... cuando la conocí.

Yo le podría decir algo que sé, pero...

No. Es usted demasiado estrecho.

Vamos, dígamelo.

No. Es demasiado estrecho. No le sentaría bien.

Venga, venga, Dickie... ¿Es algo que debería saber?

Sí, pero no se lo voy a decir.

- Ahora es realmente malo... - ¡No quiero seguir hablando!

¡Todas son unas putas!

¡Me importa un comino usted o su puta vida amorosa!

Mañana estará baja esta maldita marea, ¿no?

Creo que... Tengo que consultar el almanaque.

¡Consultar el almanaque!

¡Hay que estar mal de la cabeza para vivir en este agujero!

¿Estará baja la maldita marea mañana por la mañana?

- ¡Conteste, sí o no! - Sí... sí.

¡Cómo que sí!

- ¡La maldita marea estará baja! - ¿A qué hora?

No lo sé. Tengo que comprobarlo.

¿Qué pasa?

- ¡Cariño, cariño! ¡Ven! - ¿Qué pasa?

- Únete a nosotros. - He oído disparos.

No... fue Dickie que hizo unos disparos.

¿Qué?

Disparó. Creyó que era Katelbach.

Estábamos hablando tranquilamente...

¡Déjame en paz!

¡Vete! ¡Estás borracho!

¡Levántese, alteza!

¡Es la hora!

¿Hora?

¡Venga, levántese!

Llegarán en cualquier momento.

Cojo prestada una de sus camisas.

¡Tú prepara el desayuno!

Y una corbata.

Para cuatro personas.

¡Y date prisa!

¿Seguro que no prefiere que use mi maquinilla eléctrica?

Ya le he dicho que me desgarra la carne.

Tengo la piel delicada.

Bueno, ¿dónde está ese café?

El agua está hirviendo. Hay que molerlo.

Yo lo haré.

Deprisa.

¡Increíble!

Quite esa música. Estoy harto de oírla.

¡Ahí están!

¡Vienen lanzados!

¡Seguro que conduce Tony, el Gordo!

¡Miren qué velocidad!

¡Vaya, vaya! ¡Qué lanzado!

¡El bueno de Tony, el Gordo!

¡Venga, vamos!

¡Ahí, no! ¡Aquí!

Cerdo!

¡Ya voy, chicos! ¡Ya voy!

- ¡No has hecho nada en absoluto! - Oye, Teresa...

Te has hecho el loco todo el rato.

¿No comprendes que nos matarían como a perros?

¿Cómo vamos a salir de aquí? ¿Cómo?

¡Calla! ¡Cállate!

Lo principal es que Dickie se vaya con su banda.

¿Por qué no me lo dijo? ¿Por qué?

¿Qué he hecho?

Esperaba la llegada de alguien.

¿Alguien? ¿Qué?

Están aquí. Fuera. No hay tiempo para hablar.

Una palabra sobre mí, y la mato.

La primera es para ti.

¡George!

¡George! ¡George! ¡Me alegro de verte!

¿Qué demonios hacéis aquí?

¿Así que es aquí donde estabas escondido?

Sí.

- Eres un tipo raro, ¿sabes? - ¿Qué pasa? ¿Ocurre algo?

Pareces apagado. ¿No te alegras de vernos?

¡Sí, claro que sí! ¡Oh, cariño!

- Philip, mi esposa, Teresa. - Encantado.

Unos viejos amigos, cariño. Los señores Fairweather.

¡Hola! Es un placer conocerte.

- Cecil York. - Jacqueline.

Cecil tiene una finca divina cerca de aquí.

Pero no como tu castillo.

¡Tesoro! ¿Dónde estás, tesoro?

¿Dónde va ese pequeño monstruo?

Hacía mucho tiempo que no sabía nada de ti.

Gracias a Cecil, por fin podemos conocer a tu esposa.

¡Es preciosa! ¡Dios mío, cuántas gallinas!

¡Ven aquí, cariño! ¡Ven a saludar!

Tiene que haberos costado una fortuna.

Querida señora, perdone esta intromisión,...

... pero era la única forma de conocerla y darle la enhorabuena.

¡Pobrecilla! Tenerla aquí apartada en este...

¡Oh, Philip, escucha!

¡Claro!

Discúlpeme un momento.

Has crecido mucho, ¿verdad, Nicholas?

Horace.

No debemos estropear esta bonita cometa,...

...¿verdad, mi pequeño Horace?

O cuando queramos que funcione, no volará.

¿Verdad?

Bueno, es un poco tarde, pero...

... por favor, acepta este pequeño regalo y...

... permíteme besarte y desearte toda la felicidad...

... con ese diablo de George, porque te lo mereces, ¡caramba!

¡James! Traiga las bebidas.

Un regalo tan útil como éste... Permíteme enseñártelo.

Ten eso un momento.

A ver. Aquí está el folleto con las instrucciones.

Será mejor que les eches un vistazo tú.

¿Sirve para cocinar un pollo?

¡Sí! Un pollo, o cualquier cosa.

¡James! ¿Dónde está la bandeja?

- Cariño, con el brazo así... - ¡Eso no es excusa!

El señor sabe muy bien que sólo se me contrató...

... para cuidar el jardín y ayudar un poco con las gallinas.

Por una vez podría echar una mano.

Hago lo que puedo, señora.

De todas formas, es lo único que hay.

Hay de todo en la bodega. Ya sabe dónde está, ¿no?

¿Voy yo? Con el brazo así...

...¿no es verdad, querida?

Traiga una cesta de la cocina.

- George no cambiará nunca. - Es yanki, ¿verdad?

Dickie... James es genial,...

... pero tiene sus cosas.

Lleva una corbata Christian Dior.

¡Oye, deja en paz la cometa!

¡Deja que el niño se divierta!

- Parece que nunca fuiste niño. - ¡Aparta, niño!

¡James! Prepare aquí un pollo para comer.

¿Cómo que prepare aquí un pollo para comer?

¡Claro! ¡No me mire así!

Mate un pollo y cocínelo en esa olla a presión.

¡Ni hablar! No mataré ningún pollo.

- George lo hará muy bien. - No, no, no. Lo siento.

¿Lo veis? Aquí no hay un hombre capaz de matar un pollo.

Yo quiero matar el pollo.

Aún eres demasiado pequeño. Ve a jugar al jardín.

Sí. Venga, vete. ¡Vete a jugar!

Muy bien. Pues vaya a coger unos camarones.

- ¡Señora! ¿Con mi brazo así? - ¡Haga una tortilla!

¿Le echo una mano?

¿Con una tortilla?

Estará de broma, señor.

Y esta es...

... la habitación del autor.

- No es muy grande. - Estaba solo.

¿No vivía con nadie?

-Sus zapatillas.

-Su pipa.

-Vidrios de color. Hermosamente cortados.

Bien George, eres un perro astuto!

-¿A qué te refieres?

-Ya lo sabes. Me alegro de verte.

¿Va todo bien?

Sí. claro. Todo perfecto.

No... Quiero decir... ¿realmente bien?

¿Por qué no habría de ir bien todo?

Como puedes ver, soy un hombre feliz.

Me he retirado de los negocios.

Ahora me lo tomo todo con calma.

- ¿Sabes algo de Agnes? - No.

Bueno, si necesitas lo que sea...

- ¿A qué te refieres? - Cualquier tipo de emergencia...

Debes de estar bromeando.

No sé qué te pasa. Te dije que había vendido mi fábrica...

... y que estaba viviendo la vida.

- Puedes creerme, amigo. - Vale, vale. No insistiré,...

... pero quiero que sepas que siempre podrás confiar en mí.

Y no lo dudes. No diré una sola palabra más.

- Mejor. ¿Y tú qué tal? - ¿Esperas a alguien.

Sí.

No.

Bueno, por lo menos... yo no.

¿Sabes, Philip? Estás empezando a irritarme.

-No, nuestro famoso autor.

l lo creía.

Y escribió todos sus libros con esto.

¿Los escribió con esto?

Sí. Es una de las plumas originales.

Quizá esto os interese. Unas páginas de su diario...

- ¡Aquí fue donde lo escribió! - Entonces...¿no es un cuento?

¿Un cuento? Claro que no.

¡Sí! Hicieron una película. ¿Te acuerdas, Philip?

- La vimos en el Majestic. - ¿En el Majestic?

- Sí. Con aquel actor... - Una carta.

- ¿El bajito? - ¡Sí! ¡Con barba!

- ¿Seguro que fue en el Majestic? - Sí. Una película en color...

... todos con faldas, ¿te acuerdas?

¿Faldas? No, no, no. Lo siento.

Tiene muy mala memoria.

Hay cosas más importantes que las tonterías del cine.

No puedes haberlo olvidado.

Toda la fila se puso de pie porque llegamos tarde.

¡Ah sí! ¡Claro!

¿La del príncipe Carlos?

¡No, no! ¡Los "Cabezas redondas"!

¡Sí, los "Cabezas redondas" ¡Con todas esas gaitas!

Jacobitas.

No caves ahí, mocoso!

Disculpadme.

No soporta que se metan en su...

- Macizo de flores. - Eso.

- Eres demasiado condescendiente. - Yo no le toleraría ese lenguaje.

Ya. Pero es muy difícil conseguir un buen jardinero.

Y hay que tener cuidada toda la finca.

Ese cuadro se estroperá colgado encima de la chimenea.

- No tiene importancia. - Lo pintó George.

Se parece mucho.

Es la vista desde la playa, ¿verdad?

Sí. Ha pintado muchos. Ese es el mejor.

De hecho, va a preparar una exposición.

- ¿De qué demonios hablas? - ¿Preparas una exposición?

Nos ocultas las cosas. ¿Dónde va a ser la exposición?

Seguro que os habéis dado cuenta de que os toma el pelo.

Me está enseñando a trabajar con óleos.

Sólo soy un pintor dominguero, como otros miles.

Grandma Moses.

Mi pobre Marianne!

Dices lo primero que te viene a la cabeza!

-¿Cómo que lo primero que me viene a la cabeza?

Recuerdo que en el colegio...

... se te daba bien dibujar.

Grandma Moses nunca fue una pintora dominguera.

Eso no es excusa para que me trates como a una tonta.

Permítame decirte, guapa, que no ha sido muy cuerdo...

... invitar a comer a esa gente.

Permítame decirte a ti,...

- ... que no tienes de qué quejarse. - ¿Puedo ayudar?

No, gracias. No hace falta.

¿Y si llegan mis amigos ahora?

Te costaría trabajo meternos a todos en la bodega.

No creas. Tumbados podría amontonar unos cuantos.

¡Eso es! ¡Dale fuerte!

¡Nadie ha pedido tu opinión!

¿Qué te pasa? ¡Marianne! ¡Marianne!

- ¿Qué tienes? ¿Qué te pasa? - ¿Qué te ha ocurrido?

¡Esa puta zorra me ha tirado de la oreja!

- ¿Quién te ha enseñado hablar así? - Mami.

¡Esto por mentir!

No veníamos a comer.

Sólo queríamos tener el placer de conocer a tu esposa.

De todas formas, no nos faltará aguamiel, ¿eh?

Si estas damas y caballeros querían ser bien recibidos...

... deberían haber tenido la cortesía de telefonear antes.

Por cierto...¿Está estropeado tu teléfono?

- ¿Estropeado? - No nos contestó nadie.

¡Ah, sí! ¡No! Es decir...

Creo... Estaríamos en la playa.

Eso pensamos, ¿verdad?

¡Salud!

-El niño no ha comido nada.

¡Quiero bajar!

- ¡No patalees así! ¡Come! - ¡Hazle caso a tu madre! ¡Come!

- ¡Quiero bajar! - Es inútil obligarle. ¡Muy bien!

¡Vamos! ¡Vete ya! ¡Ve a jugar!

Christopher, nuestro joven vecino.

Sus padres tienen una casa al otro lado de la bahía.

- ¿Te apetece un bocado? - No, gracias. Ya he comido.

¿Llegastéis bien a casa, anoche?

Sí, sí. Mamá se maréo otra vez, pero llegamos bien.

- ¿Lo has comprado en Vince? - ¿En Vince?

Una amiga tiene uno igual.

Lo compró en Vince, en Carnaby Street.

Es un suéter de hombre.

Ya lo sé. Sólo lleva suéters de hombre.

James!

-¿Ha comido postre?

No pasa nada.

Pruebe esto

- ¿Fuerte? - ¡Dios mío!

Lo hago yo misma.

No está mal este aguamiel, ¿verdad?

¡Horace! ¡Suelta eso ahora mismo! ¿Me oyes?

¡No apuntes a la gente!

¡Es mi escopeta!

- ¿Estaba cargada? - ¡Claro que no!

Estaba en el maletero.

¿Cómo ha podido cargarla?

¿Cómo la has cargado? ¿Cómo?

- ¡Eres un demonio! - ¿Qué ha roto?

¡Tienes que vigilarlo más!

Le ha dado a la vidriera.

Vamos a ver.

¡Gracias a Dios que sólo ha sido eso!

¿Sólo eso? ¡Es una vidriera!

¡No hagas tanto drama! ¡Te lo pagaremos!

Los cristales...

¡Completamente deshecha!

Lo importante es que nadie ha resultado herido.

- Sí. Eso hubiese sido el colmo. - Te pagaré los vidrios de colores.

¿Como es posible restituir un vitral de St. Cuthder?

Apenas nos viste, sólo tuviste una idea,...

- ... echarnos de esta isla. - ¡Cierto!

Has permitido que tu asqueroso mocoso...

... empezara con sus repugnantes travesuras.

Sé muy bien a qué habéis venido. ¡No soy tonto!

Sabe por qué. ¿Lo oyes?

Sabes a lo que me refiero. Pasó igual con Agnes.

¿Puedo preguntarte qué insinúas?

¿Tendrías la bondad de cerrar el pico?

Es evidente que el matrimonio no va contigo, mi pobre George.

Tu pobre George os está diciendo que os vayáis al infierno.

¿Has oído eso, Philip? ¡Di algo!

¡Eres una zorra gruñona! ¡Sólo te importan tus chismes!

- ¡Sólo quieres enredar! - ¡Pobre George!

¡Tenía que acabar así!

Ha perdido la cabeza por culpa de esa golfa.

- ¡Repite eso. - ¡Golfa! ¡Es una golfa!

Basta con mirarte para saber que se iría a la cama con cualquiera.

Esa golfa es mi esposa.

¡Ahora coged vuestras asquerosas insinuaciones y largaos de mi...

... fortaleza!

¡Fortaleza! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera!

¡Fuera!

Sus cuadros son realmente interesantes.

- De veras. Me gustan mucho. - Encantado de haberle conocido.

- ¿Vamos a pescar camarones? - ¡Déjame en paz!

¿Qué pasa? ¿No quieres?

¿Para traer tantos como ayer?

¿No comprende que a la señora no le apetece ir...

... a pescar camarones con usted, joven?

¿Cuánto tiempo va estar esperando aquí a su Katelbach?

Escuche... Nadie sabe que está aquí. Tiene mi palabra de oficial.

Estamos siendo leales.

Pero el caso es que,...

... no puede quedarse aquí eternamente, ¿verdad?

Teresa y yo...

Sinceramente...

Corte el rollo, George.

Me quedaré el tiempo que haga falta.

Créame... no es divertido.

- ¡Una buena broma! - Se llama "la bicicleta"

¿Sí?

- ¿Te gusta? - Muy graciosa.

Se llama "la zurra" ¿Te gusta?

¿Qué le ha pasado?

Se me tiró encima.

Intentó besarme.

Me dijo cosas horribles.

Que no eres un verdadero hombre, como él.

- ¡Su chaqueta! - ¿Su chaqueta?

¡Su revólver!

¿Estás loca?

¿Puedo tomar un trago?

¿Oiga? Llamo del 1-1-1 de Lindisfarne...

... póngame con Mabelthorpe on Sea.

¡Sí! ¡Eso es, sí!

¿Oiga? Quiero hablar con el señor Katelbach.

¿Dejó algún mensaje?

- ¿Es usted el señor Wilson? - Soy Joe Wilson.

"Estás solo. No cuentes conmigo".

¿Eso es todo?

Sí, señor.

¡Entren ahí!

¡Me voy! ¿Entienden, estúpidos? ¡Entren ahí!

¡No!

¡Devuélvanmela!

¡Devuélvanmela!

¡No se acerque más! ¡Lo siento!

Está vacía.

No queda ni una.

¡Lo has matado!

Lo he...

... matado.

No fue a propósito.

¡Burro estúpido!

¡Ya está!

¿Qué?

¡Eh, oiga!

¡Escuche! ¡Escuche! ¡Dickie!

Está muerto.

Tenemos que irnos. Pueden llegar en cualquier momento.

¡Katelbach!

Tenemos que llamar a la policía.

¡Vamos!

¡No te comportes así!

¿Me oyes?

¡George!

¡Tenemos que irnos!

¡Vámonos!

¡Tenemos que llamar a la policía!

Tuviste que hacerlo.

¡Ha sido en defensa propia!

¿Me oyes?

¡Haz algo!

¡Venga! ¡George, por favor!

Tenemos que irnos antes de la marea.

Está bien. Quédate. Me iré yo.

¡Vamos, por favor!

¡Venga! ¿Me oyes?

¡Despierta, idiota!

¡Muy bien! ¡Lo he matado! ¡Vamos!

¡Vamos! ¡Atropéllenme!

¡Vamos, malvados! ¡Asesinos!

¡Cobardes!

¡Adelante! ¡Hombre ante hombre!

Muy buenas.

¿Puedo ayudarle, joven?

Creo que me dejé la escopeta.

Lo cree...

¡Te buscan!

No hay nada que temer. Es para ti.

¡Sáqueme de aquí! ¡Sáqueme de aquí! ¡Está loco!

¿Qué ha ocurrido?

- ¡Lo ha matado! ¡Sáqueme de aquí! - ¡Espere! ¿A dónde quiere ir?

¡A la policía! ¡A su casa! ¡A cualquier sitio!

¿No viene con nosotros?

¡Lárgate!

¡Lárgate, vamos!

¡Muy bien! ¡Lárgate!

¡Te romperé el maldito cuello!

¡Te romperé el maldito cuello!

¡Agnes!

The Description of Cul-de-sac (1966)